Nacimiento

Os presento al futuro novio de Emma: Ian. Náció el pasado sábado 26 de febrero con 3,8 kilos y 52 centímetros. En la tarde de ayer tuve la oportunidad de pasarme por casa de sus padres, Amaia y Paul, y conocerle. Al principio, era bastante reticente en cuanto a sostenerle. Un recién nacido, una barriga enorme… no lo veía viable. Pero sus padres insistieron (“tienes que practicar”, me recordaron sabiamante) y dejaron a su hijo entre mis brazos antes de enseñarle su nueva casa a una pareja de amigos. Así que Ian y yo nos quedamos solos en el salón unos minutos. Al comienzo, estaba bastante paralizada. Pero Ian me cogió fuerte del dedo y me miraba fijamente mientras le hablaba y le explicaba que pronto iba a tener una amiguita. Aunque Ian me siguió pareciendo lo mismo que me parecen todos los recién nacidos (unos extraterrestres venidos de fuera del universo, ¿cómo pueden salir de dentro de las mujeres?), un enorme sentimiento de ternura me fue recorriendo el espinazo hasta llegar a un punto en que tuve que contener las lágrimas. Ian me encanta. ¿Qué pensarán sus padres acerca de los matrimonios concertados? Este pequeñín ejerció en mi un poderoso efecto: cuando mi chico regresó a casa después de trabajar, me encontró más activa, más feliz y más calmada. Enseguida vio que el contacto con un recién nacido (y con una madre reciente que se está recuperando fantásticamente) me habían dado fuerzas para terminar el embarazo de mejor humor y afrontar el parto con optimismo. Anoche concilié el sueño recordando los ojitos de Ian, y he dormido muy bien. ¡Bienvenido al mundo, pequeñín! Y gracias a vosotros, Amaia y Paul, por haberme proporcionado esos minutos de felicidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...