Mitos del periodo de adaptación

Érase una vez, una madre primeriza que creía que iba a poder mantener el blog mientras su hija se adaptaba a la escuela. ¡Pero hasta la batería de la cámara tengo descargada! Otro error de primeriza… Pero ya veo la luz… La fiera ya se está adaptando y la semana que viene empieza con el horario normal de la escuela; y yo con el mío. ¡Yuhu! Por cierto, la adaptación a la escuela ha sido un proceso largo, pero fructífero. Durante dos semanas, he estado en la clase de Emma con ella. Esta semana ya la he esperado fuera un día y otros dos me he escapado una hora para hacer recados. Sin embargo, los niños que entraron súper contentos los primeros días y cuyos padres salieron del aula enseguida, ahora lo están pasando mal y lloran un montón. Ya nos avisaron los profesores, en algún momento, lo tienen que sacar. Y no penséis que los que han ido a la guardería juegan este partido con ventaja, porque en la escuela estábamos seis madres/padres/abuelas dentro del aula y cinco éramos de niños de guardería. Hala, ¡a jugar a pala, hermosas! Nos vemos la semana que viene. ¡Oe, oe, oe!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...