Maternidad

El diario El País publica hoy un interesante y desmoralizador reportaje acerca de la imposibilidad de conciliar vida familiar y laboral en la mitad de los hogares de nuestra sociedad. Se centra en Madrid, pero me parece que es extensible a otras comunidades. Comparto muchas de las reflexiones de las madres entrevistadas, pero hay una declaración de un sociólogo que me parece horripilante. El director del Instituto Universitario de Familia de Comillas, Fernando Vidal, “cree que nunca “compensa” dejar de trabajar, aunque casi cueste lo mismo pagar la atención de los niños que el sueldo que se percibe. “Cuando trabajas estás capitalizando el mercado, te estás formando, estás generando experiencia””, señala el reportaje. Y sigue el artículo: “¿Qué consecuencias tiene para las mujeres que la maternidad interrumpa su carrera? “Los efectos se extienden a todo el mercado laboral”, explica Fernando Vidal, director del Instituto Universitario de Familia de Comillas. “Se produce una descualificacióndel mismo. Por lo general, a diferencia de lo que ocurre en otros países de Europa, las madres no dedican ese tiempo a seguir formándose, porque no les facilitan ayudas para hacerlo, de forma que luego les cuesta más reincorporarse”. ¡Toma ya! Encima de cuidar de los niños y de la casa, de cobrar hasta un 30% menos que nuestras parejas por el mismo trabajo, resulta que cuando nos quedamos ejerciendo de madres y amas de casa 24 horas al día, resulta que deberíamos seguir formándonos para no descualificarnos. ¿Pero qué palabro es ese? Me parece que el problema del asunto reside en un mercado laboral machista y muy ceñido a la experiencia laboral que marca el curriculum, en vez de valorar la formación y, sobre todo, las habilidades de los trabajadores (como, por ejemplo, ser capaz de sacar el trabajo adelante, saber trabajar en equipo, etc.). No voy a continuar sacando punta a estas declaraciones, porque escribiría el post más largo de este blog (más largo incluso que el del parto). Pero me encantaría conocer vuestras reflexiones, sean del tamaño que sean.

Foto: una mujer limpiando una casa, del banco de imágenes y sonidos del Ministerio de Educación.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...