Copiar, imitar, avanzar

Para celebrar el cumpleaños de mi chico, le preparé un brunch sorpresa con sus amigos íntimos y sus respectivas parejas. Estuvimos tan a gusto, que la cita se alargó desde las once de la mañana hasta las siete de la tarde. Ocho horas comiendo, leyendo la prensa del domingo, bebiendo cerveza y jugando a juegos de mesa. Mientras tanto, Emma se portó de maravilla. Fue de brazo en brazo, jugó con todos y todos jugaron con ella. También pasaba ratos a solas a unos metros de nosotros y, lo mejor de todo, nos estudió concienzudamente. Mientras estaba en la mesa de los adultos, observaba cómo interactuábamos. Los bebés son máquinas de copiar y su padre y yo nos sentimos muy a gusto ofreciéndole un sano ejemplo de sociabilización: seis adultos charlando, riéndose y pasando un buen rato alrededor de una mesa.

En la imagen, Emma en brazos de Diego, junto a Edu e Irene.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...