Semana 15

¡Qué emoción! Acabo de regresar de Zara cargada con una bolsa llena de ¡ropita de bebé!

El primer trimestre ha pasado ya, todo va viento en popa… ¡y yo no podía contenerme más! Así que en un recoveco de la mañana me he adentrado en las profundidades de Zara buscando la sección de bebé y me he dejado arrastrar por una marea de ternura con cada conjuntito que veía. Os prometo que he tenido que aguantarme las ganas de llorar varias veces.

Aún así, he sido bastante racional y he comprado las cosas que necesitaba y sólo algo más… En total, 54 euros.

Gracias a una amiga que tuvo mellizos a final de enero, tengo toda la ropa que voy a necesitar para los tres primeros meses, a excepción de los bodis, que preferí comprármelos nuevos y tener algo que estrenar. Así que le he comprado dos bodis de un mes blancos y muy básicos, dos preciosos de salvemos la tierra y otros dos con ovejitas y rayas muy dulces. Todos de 100% algodón, algunos incluso orgánicos, y con crochets de arriba abajo, que facilitan al máximo los futuros múltiples cambios de pañal.

Pero claro, además de lo útil, he sucumbido a la tentación y he cogido un conjuntito clásico (para mi sorpresa) y unisex de punto beige y camel. Súper dulce para un bebé. Había chándals muy chulos, pero no los veía para un recién nacido. Para un bebé de más de seis meses, sí; para un recién nacido, no. Prefería algo más dulce…

¡Ah! ¡Y unos calcetines monísimos y súper suaves! ¡Yeahhh!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...