busca_una_solucion

Bregar las quejas con estilo

La otra noche Emma empezó a gimotear-lloriquear-quejarse porque quería coger una pelota pequeña que estaba encima de la encimera de la cocina y desde donde ella estaba situada, no la alcanzaba. Era de noche, estaba cansada y sin más, le respondí con un tono amable pero categórico: “Busca una solución”. La fiera y maridín se quedaron sorprendidos y la niña se calló y encontró una solución, al tiempo que su padre me felicitaba por mi respuesta. Y es que esta madre primeriza a veces está muy harta de gimoteos, lloriqueos y quejas absurdas y nimias, con las que no siempre sé bregar. Por eso os quería contar hoy que esa sencilla frase, yo misma hallé una salida a una situación que me desagrada. Ya sabéis, por si algún día necesitáis un pequeño truco de madre…  Por cierto, ¿cuáles son los vuestros? Porque a mi estos trucos me duran unas semanas, luego la fiera se los aprende y no me hace ni caso, como en el de verdad o mentira, que ya ha pasado a mejor vida.

En la imagen, Emma jugando con su tren de madera. Cuando construye el circuito, también se dan situaciones propicias a decirle que busque una solución, ya que tiende a pedir que el adulto le construya el circuito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...