Mis primeras Navidades

“Querido Olentzero,

Desde que nací, me he portado súper bien. Mi mamá dice que soy el mejor bebé del  mundo. Es verdad que a veces se queja de que la despierto mucho, pero es que necesito leche para crecer bien. Como muy bien, todo lo que me dan papá y mamá y lo que pesco cuando se despistan. Me encantan las verduras, el arroz, los fideos, el pollo, la fruta y hasta el pescado y el brócoli. Cada vez que como intento mancharme poco. No siempre lo consigo, pero es que la comida está tan buena, que es imposible no tocarla con las manos. Cada día aprendo cosas nuevas: subo escaleras, digo mamá y papá, hago palmas, bailo y, cualquier día, voy a andar y a devolver la pelota que me pasan. Mi padre me está entrenando para ser la futura portera del Athletic Bilbao femenino, que juegan mejor que los chicos. O eso dice mamá. Para seguir aprendiendo, me gustaría que me trajeras cosas chulas con las que jugar un montón. Había pensado que con este arco iris de madera puedo entretenerme de lo lindo durante las tardes de lluvia. También me gusta mucho un túnel para atravesar gateando y el corre pasillos que mi padre tuvo cuando era niño, el Bobby Car, un clásico alemán. Quizá este carrito de madera para empujar por toda la casa y llevar mis cosas estaría bien, o este palo tan bonito. Me chiflan los apilables, las cosas que se esconden y todo aquello que rueda. Muchas gracias, Olentzero, espero que pases unas muy buenas Navidades”, ha escrito Emma telepáticamente.

Para nuestros diseminados familiares y, sobre todo en aras de nuestra comodidad, he dejado una lista en Amazon donde pueden elegir un regalo para Emma. Ante el temido ¿qué le compro?, y para evitar que se repitan entre ellos, he leído muchas opiniones y críticas de padres que han comprado esos juegos para intentar acertar. No obstante, ¿tenéis alguna idea sobre lo que funciona con bebés de nueve meses en adelante? Lo único que tengo claro es que a Emma no le gustan nada los peluches, que le encanta sacar las cosas de su sitio y que está aprendiendo las nociones de dentro-fuera. También se levanta constantemente, por lo que en breve querrá empujar algo. A este respecto, me he quedado asustada al saber que en Canadá prohibieron los andadores, ya que es la principal causa de urgencia hospitalaria por traumatismo en bebés de entre seis y doce meses. Así que, en el último viaje a Ikea, me quedé con las ganas de comprar su andador, aunque me parece mucho más inestable que el carrito de la lista. El argumento de los médicos es que con el andador los bebés se confían y, cuando se caen, se dan un batacazo terrible. Parece un razonamiento lógico, ¿no? Por último, y esta idea es para las mamás, qué me decís de este pijama de Belle&Sebastian, ¡ideal! También para nuestro deleite, os dejo un link con un divertido vídeo navideño de la tienda de ropa Madewell. La vida con humor, ¡es mucho mejor! Me gusta el rojo, me gustan las transparencias y me encanta este vestido suyo. ¡Y está rebajado! (Y yo estoy perdiendo milagrosamente algo de volumen). Un besazo y contadme vuestros deseos para Navidad. Posdata: el Olentzero es la figura mitológica vasca de Navidad, el hombre que el 24 de diciembre baja del monte para entregar regalos a los niños.

En la imagen, Emma con un juego de la casa Tomy. Dudé mucho en comprárselo, ya que me parecía caro (unos veinte euros y estaba rebajado), pero realmente acerté. Tal y como explicaban en la caja, está pensado para que el bebé busque soluciones. De momento, ella no encaja los triángulos, cuadrados y bolas por su sitio (el círculo amarillo), pero por la salida (el naranja) los saca metiendo la mano. Ese es el primer paso. Todo llegará…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...