Las cuatro casas televisivas que más me gustan

El pasado sábado celebramos Halloween con los niños y nuestros amigos subieron a casa por primera vez desde la reforma. Me hizo gracia escuchar a mi amiga G. decir que maridín y muá somos «del club de los antiblancos». ¡Cierto! Dicho así suena un poco a secta, pero cuando me lo dijo hice un repaso mental de las casas televisivas que más me gustan y como verás todas tienen algo en común: ¡ni pizca de blanco! ¿Quieres verlas?

El primer puesto lo ocupa la nueva casa de Bones y Booth (temporada 11 de Bones). Es preciosa, tan cálida, amplia y hogareña. Tan perfectamente combinada la madera, el hierro, el vidrio, el mármol, con la tapicería, las alfombras y el suelo. Podría seguir alabándola durante horas.

bones_house 7b6c19abe042eea9bc3d9cbc7641e965 93c57ec963bf1e39d5e27d7175a865ae

El segundo puesto es para el inmenso y cálido loft de Jess y sus compañeros de la serie The new girl. Ese azul profundo para la cocina me gusta tanto como esas librerías bajas que rodean los sofás, todo con una estética industrial que me enamora.

Living room new girl

newgirl3

newgirlhouse

El tercer puesto va para el apartamento de Carry Bradshaw de Sexo en Nueva York (antes de que en la película lo reformara y lo pintara de azul eléctrico y comprara muebles modernos). Su apartamento siempre me transmitió calidez y serenidad. Su apartamento ¡me encantaba!

Carrie-Bradshaws-Apartment-Bedroom

En cuarto lugar, el curioso y pintoresco apartamento de Rachel y Monica de Friends. Los colores son terriblemente chillones (lavanda, turquesa, rosa para la habitación de Monica), pero aún así me encanta porque el resultado sigue siendo acogedor y con mucha personalidad. En cambio ¿te acuerdas del apartamento de Chandler y Joey? ¡Qué soso! ¿Y el de Ross? Demasiado oscuro.

Monicas-apartment-on-Friends-4

Monicas_apartment

 

Con este rápido repaso a mis casas televisivas favoritas habrás adivinado que nuestra paleta de colores no incluye el blanco. De hecho, me parece que el blanco es muy difícil de combinar. Pero si eres de paredes blancas, me encanta el truco de la decoradora Emily Henderson de convertirlas en el lienzo perfecto para un sofá turquesa, un alfombra verde o lo que sea que te enamore. Y viceversa, si te gustan las paredes de color, sugiere decorar con muebles en tonos neutros. Y ojo a su tip que más me ha hecho pensar: Henderson asegura que siempre hay que compensar los colores cálidos con los fríos. Por ejemplo, en este momento nuestra casa peca de tonos cálidos, por lo que deberíamos compensarla con alfombras en tonos fríos y plantas verdes, por ejemplo. Aquí hay un magnífico post sobre cómo encontrar tu propio estilo, pero ella lo resume en un vídeo de forma más sencilla: piensa en tu ropa preferida y analiza qué tonos sueles llevar. Esos colores deberían convertirse en tu paleta de colores. Fácil, ¿no? Pues resulta que soy muy fan de las blusas, jerséis, pantalones y sujetadores negros… Y Henderson es la decoradora del apartamento de Joanna Goddard, del blog A cup of jo, y artífice de su pared negra en el dormitorio… No sé si ves por dónde voy 😉 En cuanto vi un papel pintado negro con golondrinas doradas, utilicé como artimaña esa pared para convencer a maridín: «Mira qué bonito queda el negro en el dormitorio, ¿no te parece?» (y funcionó).

El dormitorio de Joanna Goddard:

joanna-goddard-bedroom-best-paint-colors-inspiration joanna-goddard-house-tour-bedroom-best-paint-colors

Nuestro papel pintado del dormitorio, que subí hace unas semanas a Instagram:

papel_pintado_dormitorio

Conste que las casas blancas bien combinadas como éstas me encantan:

Clean_Minimal_White_Bedroom

Y para las del club del blanco, un post muy interesante de casas con paredes blancas que realmente funcionan: 7 Real Life Examples of White Walls that Work.

¿Ahora ves el blanco y el color con otros ojos? ¿Cuál es tu paleta de colores? ¿Te cuesta decidir de qué color y tono pintar las paredes? A mí me cuesta horrores y esta vez opté por el camino fácil y llevé las muestras del papel pintado que habíamos elegido y le pedí a la dueña de la casa de pinturas que me sugiriera el color complementario. Sin el papel pintado me hubiera vuelta tarumba con toooodos los matices existentes de un mismo color. Ya me ocurrió una vez. Never more! En cambio, escoger el papel pintado que imprime carácter a una habitación me parece híper sencillo 🙂

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...