cómo_enseñar_mear_niños

Costumbres domésticas y sociales

Explicaban hace tiempo las periodistas Ana R. Cañil y Pilar Portero en su imprescindible blog Tu dosis que cuando la ex ministra de igualdad Bibiana Aido sugirió a sus compañeros de trabajo que en el Ministerio hicieran pis sentados se armó la marimorena. Los machos ibéricos asocian la virilidad con mear de pie. ¿Hombres que mean sentados? ¡Nenazas! Pues señoras, y señores, si es que hay alguno, eso es una diferencia cultural. Es propio de nuestra sociedad que los hombres en su casa meen de pie con los consiguientes riesgos. Que sí, que vuestros maromen son unos cracks y aciertan siempre… ¡Ja! Si queréis fomentar el respeto higiénico en casa, a no ser que tengáis más de un baño quizá es un buen momento para plantearse cómo enseñar a vuestros hijos a hacer un pis. Para empezar, logísticamente resulta más fácil que un niño pequeño se siente, ya que no va a encestar a dentro desde su corta estatura. Además, se acortan las distancias entre las diferencias de género con esta vieja reclamación feminista y, sobre todo, se fomenta una taza de water limpia, limpia. ¿Qué no os lo habías planteado? Pues queridas, en el reductor del wáter de Emma hay una pequeña pieza que se monta y desmonta que es para los niños, para que depositen ahí su colita y su pipi vaya en la dirección correcta. Que tiempo tienen los niños de aprender a ponerse de pie y hacer puntería (que lo harán, al igual que concursos de la meada más lejana y escribir su nombre en orina si van a la nieve, uhhh…).

Bueno, ahí queda el post… Supongo que si os atrevís a comentar habrá polémica…

En la imagen, vía Pintereset, una bonita ilustración de Shawn Nielsen.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...