carretera

Viajar en coche con bebés y niños pequeños

¿Tu hijo odia viajar en coche? ¡Nada nuevo, morena! Pero hay esperanza en la carretera. Veréis, cuando Emma era una pequeñaja renacuaja odiaba el maxi-cosi y el coche. ¿Cómo no odiarlo si los pobres viajan del revés mirando la tapicería del asiento? Los desplazamientos mejoraron cuando ya le pudimos dar la vuelta (en el momento en el que los músculos del cuello ya estaban fuertes), pero realmente la cosa mejoró de verdad cuando Amaia, la madre de Ian (¡y de Xabi!), nos explicó que ellos habían instalado la silla del niño en el hueco del centro de los asientos de atrás del coche. ¡Aleluya, hermana! Para entonces, Emma ya no utilizaba el maxi-cosi, sino el siguiente modelo de silla. Además, la posición que más le gusta es vertical. Para entender lo que supone este cambio (de viajar en el asiento de los lados al del centro) para mi fue una revelación volver una mañana de Bakio a Bilbao en el asiento de al lado de atrás, con una tabla de surf delante privándome de toda visión en el horizonte. Es decir, como los bebés y los niños, viajaba mirando la tapicería del asiento del copiloto. ¡¡¡Qué mareo!!! Tras ese viaje le dijé a maridín: “Oye, tenemos que solucionar esto”. Cambiamos la silla de sitio y ¡voilá! Espero que este truco os sirva… ¡Muas! PD: Colocar la silla de seguridad en el asiento del centro de atrás es, además, el sitio más seguro para los niños frente a una colisión frontal y lateral, según la Dirección General de Tráfico. ¡Doble ventaja!

En la imagen, vía Pinterest, una enigmática carretera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...