Cuidados de la piel

Ocho meses y medio de Emma me han regalado una inmensa felicidad y unas pronunciadas patas de gallo, además de muchas canas. “Del parto”, dice mi marido. Con la llegada del otoño, voy a empezar un tratamiento de despigmentación de dos pequeñas manchas que me han salido debajo del ojo derecho. Son apenas imperceptibles, pero no quiero que crezcan. Mi farmacéutico de Benicarló me recomendó la crema Pigmentasa, con hidroquinina, que durante el día debo complementar con protector solar de índice 50. Como tengo la piel muy sensible (con lociones inapropiadas me aparecen rojeces en las mejillas), pocas cremas me sientan bien, así que sigo con mi hidratante de Dermedica (de Isdin), el suero iluminador de bayas de Galenic y la hidratante  para primeras arrugas también de Galenic. El contorno de ojos de prímula es de la firma griega Korres. Todo comprado en la farmacia o parafarmacia. Pero noto que necesito algo más… ¿Algún consejo? No sólo mi piel ha entrado de lleno en la treintena (31 años, exactamente), sino que mi cerebro también ha escalado un peldaño. Ya soy madre. O como dice mi marido, “ya no somos jóvenes”.

En la imagen, un primer plano con el que podéis apreciar mis nuevas patas de gallo. No es mi mejor foto, pero es la que mejor ilustra este post.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...