pintar_con_manzanas

Crecer, evolucionar, cambiar

Emma fue un bebé de alta demanda: teta-adicta, de colecho imprescindible (dormir es de cobardes), con una demanda exacerbada de estímulos exteriores y que se negó a usar el capazo del carro, ya que desde ahí no tenía buena perspectiva del mundo ni contacto físico con su santa madre.  Tampoco consentía que me alejara de ella varios metros durante medio minuto, así que venía conmigo al baño y me duchaba en sus siestas. Cuando ya andaba e íbamos de merendola a las casas de nuestros amigos, necesitaba una hora -de reloj- para soltarse de mi mano y empezar a jugar sola o con los otros niños. Durante todo ese tiempo me preguntaba ¿será siempre así? Casi a punto de cumplir tres años, Emma es una niña feliz, tranquila, tímida y autónoma. El pasado sábado, estuvimos en el caserío de los familiares de unos amigos, lo que representa un entorno desconocido, con los amigos de siempre. Ese día le costó muy poco soltarse de nosotros y enseguida empezó a jugar con los niños. Además, comió con otras madres y pasó mucho rato con su padre. ¿Moraleja? Que los bebés de alta demanda no tienen porqué convertirse en niños de alta demanda y que la mamitis galopante termina pasando. ¿No es genial? ¡Feliz martes!

En la imagen, unos niños pintando con manzanas. Esta idea la encontraréis aquí, y aquí otras cincuenta y una magníficas ideas para pasar un buen rato y estimular la creatividad de los más pequeños, gracias a la web Nurture Store.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...