Helicoptero de OsakidetzaLibro "XXV Aniversario de Osakidetza"

La vida de los adultos

Hace poco, Amaia tenía que llevar a Ian a hacerse una analítica. Se lo llevó al hospital donde ella trabaja. Cogieron a primera hora el metro que cada día le lleva al hospital, salieron en la parada que su madre se conoce de memoria, entraron en el hospital donde ella pasa todas sus mañanas (y algunas largas noches de guardia) y de este modo, tan sencillo, tan útil, Ian descubrió lo que su mamá hace cuando él se va a la guardería.

A continuación, Amaia le llevó a la sala de extracción de sangre, le presentó a las enfermeras y el niño se sentó en la silla. Ian observó atentamente cómo la enfermera pegaba la etiqueta en los tubos de plástico, cogía la jeringuilla, le preparaba el brazo y ¡le pinchaba! No derramó una lágrima. Y no se perdió ni un detalle de todo el proceso. Amaia, sorprendida por la reacción de su hijo, decidió darle una vuelta completa por el hospital: le enseñó dónde estaba su despacho y, lo mejor de todo, le enseñó dónde estaba el helipuerto. Ian se lo pasó en grande, y aunque ahora cree que su madre vuela en helicóptero todas las mañanas curando a enfermos, el niño se ha hecho una idea precisa de dónde está mamá cuando dice que va a trabajar: en el hospital; Amaia es médico.

“Mamá se va a trabajar, ¡qué tengas un buen día en la guardería/escuela!”, solemos decir muchas madres y padres. Sin embargo, el trabajo es un concepto vago para los niños pequeños. La excursión de Amaia a Ian me parece el mejor acercamiento al mundo de los adultos. Así que le voy a copiar la idea y traer a Emma, una tarde de lluvia, al espacio del coworking del vivero empresarial donde estoy trabajando desde hace un par de meses. De hecho, desde que vengo a la oficina, que está delante del supermercado donde solemos comprar, cada vez que pasamos en coche le digo a Emma: “Mira, la oficina de mamá”, y de este modo ella enseguida entiende cuando vamos a la escuela, que mamá se irá a trabajar y que no me quedaré en casa jugando (que creo que era lo que pensaba antes que hacía). ¿Y vosotras? ¿Ya les habéis explicado a vuestros hijos de qué trabajáis y dónde? ¿Lo han entendido? ¿Qué es lo que más les ha gustado? Feliz súper fin de semana, nos vemos el próximo lunes, tras el ¡tercer! cumpleaños de Emma. Oh yeahhhhh!!!!

En la imagen, dos sanitarias en uno de los helicópteros del País Vasco, vía Irekia. Aunque no es correcto, es posible que Ian piense que su madre tiene el mejor tritrabajo del mundo: volar en helicóptero rescatando a enfermos, curándoles y llevándoles al hospital.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...