defenderse

Proteger la autoestima del niño

Entre madres se habla habitualmente sobre qué hacer si tu hijo pega, muerde, araña, etc. Pero poco se comenta qué debemos hacer los padres de los niños que reciben los golpes y, mucho menos, qué sienten esos niños. Emma es uno de ellos. En la escuela infantil, le enseñaron una estrategia fantástica: cuando alguien le agredía, tenía que exclamar “¡Daño, no!”. La niña enseguida incorporó el truco, que le proporcionó tanto una respuesta verbal defensiva como fuerza emocional: durante mucho tiempo, se sintió, de algún modo, superior a los niños que le pegaban, porque sabía que ella hacía lo correcto y los otros no. Pero el truco pierde su eficacia con el tiempo, y los bofetones y empujones hacen mella en su corazón. A veces se afrenta a su contrincante como un gorila enfurecido y ruge a la vez que saca pecho, sin pegar. Una reacción muy visceral. Y ves cómo se contiene el sopapo que gustosamente le daría a su compañero. Hace unas semanas, en una sola tarde, recibió una bofetada y un daño en la mano, y fui testigo de esa reacción. De su frustración, impotencia y rabia. Se lo conté a maridín y enseguida acordamos que había llegado el momento de cambiar de estrategia. Esa misma noche le explicamos a Emma el concepto de defensa: que si alguien le pegaba y ella sentía la necesidad de pegarle, que le pegara. Al día siguiente, a la salida de la escuela, me explicó orgullosa qué se había defendido tras un toque por parte de su mejor amiga. Le pregunté cómo se sintió: “Mal”, respondió afligida. Y me sentí aliviada de que no hubiera sentido placer en pegar a su mejor amiga. Desde entonces han pasado dos semanas y ha recibido varios empujones y bofetones, pero de momento, no ha vuelto a defenderse. Prefiere evitar al niño que le pega, al menos, durante un rato. Chica lista, mi niña. Sé que pegar y defenderse es un tema controvertido, pero ahora que nuestras fieras ya tienen cierto razocinio, ¿qué os parece nuestra postura? ¿Somos unos bestias? ¡Un besazo!

En la imagen, Emma atreviéndose por primera vez a columpiarse en ese tipo de súper columpios, en Zarautz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...