La receta que nos funciona

Mi tercera huelga de teta comenzó hace dos semanas. Como ya le expliqué a Emma, esta iba a ser permanente e indefinida. Después de algunos lloros y muchos minutos haciéndonos los dormidos a su lado, la fiera me ha concedido noches maravillosas. No sé cuántas horas seguidas he dormido, pero juraría que mínimo han sido cuatro y quizá alguna llegó a cinco. El llanto controlado, junto con el colecho, está siendo la mejor receta para nosotros. ¿Lo próximo? Una cama para Emma. Cuando se quede con una toma nocturna, la pasaré a su habitación en un colchón grande a ras de suelo donde le podré dar el pecho de lado y así no tendré que recolocarla luego, ya que siempre se despierta durante esa crucial maniobra. Qué pérdida de dinero la del colchón de cuna. Si alguna está interesada en comprarlo, se lo vendo. Está prácticamente nuevo y tiene garantía.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...