Cuidados del bebé

En la revisión del segundo mes, le pregunté a la pediatra cómo debía limpiar la vulva de Emma. Nadie te lo dice cuando estás embarazada, ni siquiera en el hospital después de dar a luz, pero el cambio del pañal de una niña requiere a veces cuidados específicos que una madre primeriza desconoce. Para empezar, una debe saber que los bebés niñas pueden expulsar sangre a través de la vagina. Sorprendidas, ¿eh? La primera vez acabábamos de llegar a casa después del hospital y llamé al teléfono de urgencias médicas, donde me explicaron que el bebé se estaba “limpiando” por dentro y que era absolutamente normal. Semanas después volvió a ocurrir y no le di mayor importancia. Son sólo unas gotitas, pero la sangre siempre asusta. Otro asunto del que ni las matronas hablan es del flujo vaginal en los bebés. Al separar los labios mayores de la vulva, alrededor de los menores, se acumula flujo. ¿Qué debía hacer? ¿Quitarlo, dejarlo? ¿Y cómo? Con las toallitas no sale, os lo aseguro. Y con el baño, tampoco. La pediatra me ha explicado que debo coger un bastoncillo y limpiarle de arriba a abajo y de dentro hacia fuera. Hoy lo he hecho y ella no se ha quejado y, además, ha sido muchísimo más fácil de lo que creía. Por cierto, mi marido ya me ha dicho que de este menester me encargo yo. A él le da apuro. Ok.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...