Primeras recetas

Recientemente me sentí algo ofendida. A mi hija parecía gustarle más los tarritos comerciales que mis recetas caseras. ¡Oh, traición! Enseguida busqué remedio y aquí os dejo la solución:

Poner a hervir agua con un muslo de pollo, una patata, una zanahoria, un trozo de calabaza, un trocito de chirivía y una pizca de apio. Dejar hervir a fuego lento aproximadamente una hora. Retirar la chirivía y el apio y triturar junto con el agua de cocción, aceite de oliva y una pizquita de sal. Me salieron cuatro raciones, congelé tres y ya se las ha comido todas. Simplemente, ¡delicioso!

Poner a hervir agua con un contramuslo de pollo, un tomate sin piel, un poco de cebolla, media docena de judías verdes finas y un trocito de apio. Cuando queden 25 minutos para que el pollo esté hecho, añadir un poco de arroz salvaje. Cuando esté cocinado, retirar el apio (y los huesos del pollo) y triturar. Esta mezcla quedó más espesa, pero le encantó igualmente. Utilicé un arroz que venden en Mercadona especial para ensaladas, compuesto por arroz largo, rojo y salvaje. Es muy gustoso.

En la foto, chirivías y nabos del puesto de Vicentica del mercado de Benicarló.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...