Semana 27

Entre caricias, besos y pataditas, Emma ha conocido a sus abuelos maternos este pasado puente. Mis padres se han quedado embelesados con la fuerza de las extremidades de su primera nieta y la han arrullado con tiernas palabras. También les ha impresionado el tamaño de mi vientre y, sobre todo, se han quedado perplejos al comprobar cómo de un día para otro puede expandirse varios centímetros. En la mañana de ayer pusieron rumbo hacia su casa, tristes por perderse el embarazo e impacientes por conocer a Emma. Pero con este blog, ahora todos estaremos un poco más cerca…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...