Emma copia todo lo que hacemos, como conectar cables a los enchufes

Observar, copiar, aprender

Siempre había oído que a partir de los dos años los niños empiezan la fase de imitación, por lo que a partir de esa edad incorporan los juegos simbólicos o de rol tipo las cocinitas. ¡Ja! A sus diecisiete meses, Emma es una gran imitadora: cuando pelo patatas, abre el armario de la basura, saca el cubo y recoge las mondas y las tira porque sabe que eso es lo que hago yo. Busca enchufes para los cables que nos ve conectar a menudo (el portátil, el cargador del móvil), moja las galletas en mi café con leche de soja (sí, a su manera bebe café…), empuja su propio carro por la calle, se pone su mochila (casi vacía) en la espalda porque siempre llevo una y desde que tenía muy pocos meses coge el teléfono y dice “hola”. Es cierto que no hace todo eso como un juego, sino como algo que considera muy necesario y porque le gusta sentirse útil y ayudarnos con nuestras tareas y las de la casa (¿he dicho que me ayuda a barrer?). Supongo que para las que ya estáis ahí diréis: “¡Bah, nada nuevo!”. Cierto, no es ninguna novedad, pero es que no tenía ni idea de todo esto y cada día me quedo maravillada con las cosas que hace Emma. Me lo paso pipa con nuestra pequeña imitadora.

En la imagen, el cable del ordenador portátil conectado al agujero del pomo de la puerta. No es un mal intento, teniendo en cuenta que todos los enchufes a su alcance están capados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...