El secreto: el sacaleches

Durante meses he creído que me precipité al comprar un extractor de leche materna. Sin embargo, tras consultar a la matrona cómo se puede llevar a cabo el destete, ahora el sacaleches me parece una buena inversión. El pasado viernes, le retiré a Emma la toma de la tarde, la única que mantenemos durante el día. Al día siguiente, tenía el pecho realmente congestionado y ella estaba muy dolorida a causa de la dentición, por lo que anulamos la operación destete inmediatamente. A pesar de que la niña me extrajo mucha leche, ya que en cuatro días apenas comió sólidos, las obstrucciones duraron tres largos días. Recurrí al extractor de leche, a la bolsa de agua caliente y, finalmente, a la pomada Purelan. Fue entonces cuando ante tal estrepitoso fracaso llamé a la matrona para pedirle consejo sobre cómo destetar a un bebé de once meses teta-adicto. Me explicó que el destete gradual a estas edades es complicado, que las madres debemos contar con la ayuda de otra persona para que se haga cargo del bebé en la toma que se quiera retirar y que es más fácil el destete radical. Y, sobre todo, me indicó que para evitar congestiones mamarias y posibles complicaciones, como la mastitis, debemos recurrir al sacaleches del siguiente modo: el primer día me tengo que sacar unos 70 ml, al siguiente 50, luego 20, luego 10 y, por fin, nada. Las cifras que me dio son orientativas, y basadas en una producción de leche para cuatro o cinco tomas diarias. En cualquier caso, el secreto es sacarte leche para evitar la congestión, pero no tanta cantidad como la que le das al bebé para evitar que tu cuerpo siga produciendo tanta cantidad. También me sugirió guardar la leche para que el padre de la criatura se la ofrezca en biberón cuando tenga hambre. ¿Otras opciones? El destete radical: a tope con el sacaleches y mucha imaginación para despistar al bebé. El recurso de untar el pezón con zumo de limón, ajo o cualquier alimento de fuerte sabor también es una buena opción. Ya os contaré.

En la imagen, mi extractor manual de leche, de la marca Medela.

[Reeditado: echad un vistazo al siguiente post, sobre los peligros del destete radical, y a este, en el que cuento cómo finalmente desteté a Emma]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...