Hoy es Primavera. Un documental de Nina da Lua y Álvaro Sanz

Aprender con Álvaro Sanz

Me apunté por primera vez a un curso de fotografía cuando iba al instituto. Mi padre me prestó una vieja cámara Minolta que cargaba con carretes en blanco y negro hechos a mano y, luego, lo pasaba pipa con los compañeros y el profesor revelando en el cuarto oscuro. Investigábamos, probábabmos, jugábamos. ¿Teoría? La justa. Luego llegó la facultad de Historia del Arte y en Barcelona encontré un cuarto oscuro de un centro cívico donde me perdía durante horas, a solas, para entregar un trabajo de una asignatura de libre elección sin importancia. Fotografié la ciudad y su poesía, pero sobre encuadraba buscando instantáneas y fotografías documentales. La periodista que tenía dentro de mi empezaba a emerger. Al año siguiente, por fin conseguí entrar en la facultad de Periodismo del País Vasco. Pero el cuarto oscuro de la universidad daba miedo: abarrotado y sin tiempo para disfrutar. Luego me convertí redactora y pude observar el trabajo del fotógrafo, con sus imponentes objetivos y sin entender nada de sus cámaras digitales, con tantas opciones y tantos números, pero sabiendo que algún día yo también tendría una. Finalmente me la compré, pero ni siquiera hoy sé usarla. Y, sobre todo, ¿qué puedo hacer luego con las fotos? Es aquí cuando el nombre del fotógrafo Álvaro Sanz entra en escena. Él es más que un gran fotógrafo, es un gran profesor que ha conseguido que me reconcilie con la fotografía digital. Me está enseñando a conocer, entender y usar el programa Lightroom. Porque he de confesar que detesto el Photoshop y me entra cierto repelús cuando veo fotos retocadas con ese programa. El Lightroom es diferente: me permite ¡por fin! tener ordenadas todas mis fotografías digitales y me permite revelarlas si disparo en formato RAW. Vuelvo a tener un negativo delante de mi. Sin la magia del cuarto oscuro, pero con más posibilidades para jugar. Porque creo que para entender la fotografía, debes ver el negativo. Me llevará tiempo mostraros las primeras fotos que estoy tirando en RAW, pero llegará. La fotografía es una amiga de toda la vida, con la que siempre te reencuentras. Esta semana quería explicaros mis altibajos con la fotografía, por si alguna ha sentido lo mismo alguna vez. Porque si es así, no dudéis en apuntaros a los cursos de Álvaro. ¡Ya voy por el segundo! Y sé que no será el último. Lo impartió en Tricotoki, una maravillosa tienda de lanas y con muchísimos cursos de craft, que llevan Laia y Amaia, las cuales convencieron a Álvaro para venir a Bilbao a dar un curso para fotografiar cosas pequeñas. Él nos enseñó en dos intensas tardes cómo iluminar objetos pequeños para fotografiarlos bellamente, además de compartir sus trucos (dónde comprar el material, qué recursos utilizar a falta de material, sus objetivos favoritos, buscar siempre una ventana orientada al Norte, etc.). Pero lo que más me gustó del curso es conocerle en persona y oírle hablar, porque los fotógrafos de verdad ni siquiera hablan de luces, sino de colores: los colores que proyectan las distintas fuentes de luz (el sol del amanecer, del mediodía, la bombilla, el fluosrescente, etc.), lo cual para mi es un cacao monumental (las bombillas son amarillas, el fluorescente blanco y juntas chocan, por ejemplo). Porque no nos engañemos, la fotografía, más allá de lo analógico o lo digital, del RAW o el JPG, sigue siendo un juego de luces y sombras. Y a veces es necesario que te lo expliquen para entenderlo. Y aunque nunca llegaré a ver el mundo en colores como Álvaro, espero que gracias a él mis instantáneas sean un poco mejor a partir de ahora. Feliz fin de semana fotográfico a todas.

En la imagen de arriba, una fotografía de Álvaro Sanz de su amiga Nina da Lua tras cortarse el pelo. A los 31 años y siendo madre de un niño, Da Lua enfermó de cáncer de huesos ¡y lo superó! Sanz ha filmado el documental Hoy es primavera sobre Da Lua y su lucha contra el cáncer, que estrenarán el próximo lunes en Barcelona. Aquí os dejo el enlace del tráiler. En la imagen de abajo, Sanz fotografiando un cupcake. ¿Reconocéis su melena? Un encuadre imposible, lo sé, pero me gusta.

alvaro_sanz_curso_blog

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...