Virus de 24-48 horas

Con lo poco que me duele darle paracetamol a Emma cuando siente dolor, cómo me cuesta administrárselo cuando tiene fiebre. Las noches del viernes y el sábado Emma tuvo calentura y fiebre (menos de 39º). ¿El motivo? Desconocido. Su padre y yo barajamos varias posibilidades: “Si a mi me duele la barriga, quizá a ella también”, decía maridín. “Creo que respira algo mal, puede que tenga la garganta cogida. O incluso un principio de broncolitis”, sugería yo más apocalíptica al verle los labios momentáneamente amoratados.  En cualquier caso, ninguno de los dos pensábamos que eran los dientes y, como siempre,  nos pusimos de acuerdo en dos aspectos: Emma tiende a estar enferma los fines de semana y crecer debe molestar (tantos estirones y huesos alargándose quizá provoquen malestar). Como Emma ya toma muchos calmantes debido a la dentición, cuando tiene fiebre por virus varios evitamos darle medicamentos. Por tanto, pasamos esas dos noches como me imagino pasaban la fiebre antaño: ella con un pijama fino y completamente destapada, dejando que su calor corporal se escapara por la piel y la temperatura baje sola. Mientras, yo me despertaba a cada poco y, a pesar de que sabía que no debía, le echaba una toquilla fina por encima que ella automáticamente se apartaba. Al alba, la calentura y la fiebre habían desaparecido. Su cuerpecito ya no ardía y entonces me dejaba taparla con una manta, e incluso meterla bajo de mi edredón. Sé que este método que recomiendan muchos pediatras es muy difícil de llevar a cabo, ya que el primer reflejo es darle medicamentos para controlar tú, como madre, la fiebre del bebé. Además, resulta difícil controlar la fiebre del pequeño si esa noche no duermes con él. No obstante, tal y como se repiten muchas madres como un mantra para poder dejar destapado al bebé sin Apiretal, la fiebre es nuestra amiga. Es una respuesta adecuada del cuerpo a una infección o virus. Por eso, aun en plena noche cuando tiendo a tapar a Emma, me tengo que recordar: ella está luchando contra los virus, lo está haciendo bien, su sistema inmunológico saldrá reforzado. Ahora bien, ayer domingo le dimos de todo: paracetamol e ibuprofeno. Y no tenía ni pizca de fiebre. Esta vez sí eran los dientes. ¿Qué hacéis vosotras en episodios de fiebre de menos de 39º?  Y por cierto, ¿cuál es la postura preferida de vuestros bebés para ir a dormir?

En la imagen, Emma al borde de la cama en su postura de dormir preferida. Incluso en la guardería les llama la atención. Su padre dice que le debe gustar porque es así vivía dentro de mi barrigota desde la semana 32 de embarazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...