Nacimiento

Una cosa son los hechos y otra, las vivencias. Cuando rompí aguas no podía ser más feliz. Y le repetía a mi marido: “No te preocupes si me ves sufrir, hoy será el día más feliz de mi vida”. A pesar del dolor de las contracciones, cuando todavía no me habían suministrado la epidural, y de los dolores que se colaron con la anestesia, viví el parto con suma alegría. Y tanto para mi como para él, las horas nos pasaron volando. “¡Ya son las doce del mediodía!”, “¡ya son las cinco de la tarde!”, decíamos sorprendidos. Sólo la última hora de la fase de la expulsión la viví con mucha angustia, al apremiar el tiempo, y como si fuera una película de horror cuando llegaron los fórceps… También sentí mucha ansiedad cuando me cosían. Simplificando, digamos que necesité un gran zurzido (unos 30 minutos), por lo que no podía ponerme a Emma al pecho y no dejaba de preguntarle a la ginecóloga cuándo iba a acabar. Por eso, cuando terminó, antes de marcharse de la sala, me dio la enhorabuena y yo, con los labios fruncidos y desesperada por acunar a  Emma, le di las gracias pero no le agradecí el haberme ayudado a traer a mi hija al mundo. Por cierto, ella llegó con la mano apoyada en la carita, de ahí la dificultad añadida a sacarla solo con mis pujos…

Una vez salí del paritorio, le dije a la matrona: “Ponme a la niña al pecho”. Me respondió que el pasillo no era el mejor lugar, pero que si quería, ahora mismo. Fue entonces cuando respiré aliviada. Emma se cogió enseguida. La matrona cubrió su carita con la sábana para protegerla de los focos del techo y yo también me escondí debajo de la sábana. En ese momento, todo encajó. El mundo se paró. El parto terminó. Ella dejó de llorar. Le canté, le acaricié el cuello.

El parto es una experiencia tremendamente visceral y a mis dos matronas de ese día, Sonia e Idoia, y a mi ginecóloga quiero agradecerles haberme ayudado en hacerlo posible. Por cierto, la ginecóloga hizo tan bien su trabajo que no dejó ni una marca en la cabecita de Emma. Y en ningún momento sufrió. De hecho, en el test de Apgar sacó un 9 sobre 10. ¿Por qué le quitaron un punto? Jeje!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...