Keep Calm and Carry On 1939 MOI Original Poster 800px

Bregar con las rabietas (y el día a día)

El pasado domingo Emma tuvo dos rabietas monumentales. Mo-nu-men-ta-les. Me pillaron absolutamente desprevenida y creo que no supe lidiar bien con ellas. La última muela de arriba le estaba perforando la encía, ya sabéis lo mal que lo pasa con el dolor de dientes. El consejo de sabias del grupo de madres de Whatsup me ayudó al día siguiente con otro asunto de relaciones y me dieron una buena idea, sin ellas saberlo. Decidí no enfadarme más. En agosto, intenté poner en práctica el desafío del Rinoceronte Naranja de una madre que decidió dejar de levantar la voz con sus hijos, que descubrí gracias a este post de De Mamas& De Papas. Juro que lo intenté, pero no supe. ¿Cómo reconducir la situación? ¿Cómo no levantar la voz? Creo que he dado con la solución: cuando Emma hace alguna tontería, se porta regular o mal o se enrabieta, le ofrezco una sonrisa y le digo “hoy no me voy a enfadar”, y a continuación la cojo, le intento hacer cosquillas o cualquier otra cosa mínimamente graciosa. Cuando ella se ha dado cuenta de que mi reacción es la contraria de lo que espera, más optimista o alegre, ella también responde de forma positiva. De verdad. Intentadlo si en algún momento os encontráis desesperadas ante vuestras respectivas fieras.

En la imagen, el mítico póster producido por el Gobierno británico en 1939, al inicio de la II Guerra Mundial, para mantener la moral alta entre la población.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...