hacer_caca_despues_parto

La primera caca (de la madre)

¿Estás embarazada? Te voy a contar un secreto: tras dar a luz, probablemente te paralice el miedo a ir al baño. Quizá cuando la auxiliar te traiga la bandeja de comida, tengas reparos en comerlo todo, a pesar del hambre de lobo que tienes. Porque todo lo que entra, luego sale. A mi me ocurría. El hambre venció al miedo y la comida del hospital es sabiamente equilibrada: no dejé un trozo de lechuga ni una cucharada de lentejas. ¡Atrévete! Haz lo mismo y no olvides beber agua cual delfín y zamparte toda la fruta. Hidrátate, hidrátate. Reblandece las cacas… Porque en algún momento, en mi caso dos días y medio después de parir, llegará la temida hora de pasar por el WC. Yo lo viví como una gran victoria personal. Con toda la zona, ano incluido, repleta de puntos tras la intrusión de los fórceps, la cosa no era para menos. Me costó muuuucho tiempo. Era de noche. En la habitación “sólo” estábamos maridín, la fiera recién nacida, la compañera de habitación, su maridín y su bebé.  Demasiados. Pero me cogí una revista y me dije: “No te contengas las ganas, yo puedo, yo puedo, yo tengo, yo tengo, sino lo hago mañana no podré irme a casa, no quiero un enema, ni pasar un día más en este hospital”. Sí, queridas, una no puede marcharse del hospital sin haber defecado. Protocolo hospitalario. Resumiendo: necesité mucho tiempo y dolió, aunque las heces eran blandas. Pero los puntos resistieron, que era lo que me preocupaba enormemente. Y tras el primer paso por el WC, los siguientes fueron más fáciles. ¿Sorprendida por este escatológico post? Mhhh…. Se habla mucho de las cacas del recién nacido, pero esta caca maternal es la pera limonera, así que bien se merece un post que se irá directo a la recopilación de cosas útiles para embarazadas. ¡Besazos, compañeras!

En la imagen, una apetitosa ensalada con vinagreta de aránadanos del blog Gimme some Oven.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...