Control de esfínteres

Izabella Oniciuc es un bebé muy precoz. Con sólo seis meses, dice “boo boo” cuando tiene ganas de hacer caca y entonces su madre, Raluca Oiniciuc, la sienta en el orinal. En nuestra sociedad, los padres empiezan a educar a sus hijos en el uso del baño a partir de los dieciocho meses como muy pronto. Así es costumbre en nuestra sociedad, a diferencia de otros países, como India y Kenia, donde el entrenamiento empieza antes. La noticia que publica el diario The Sun sobre la familia inglesa Oniciuc me ha hecho plantearme como damos por sentadas costumbres sociales como verdades absolutas. Realmente, Emma siente las ganas de hacer caca desde que tenía dos meses y se preparaba para evacuar felizmente en su hamaca. Y es que, ¿quién no reconoce perfectamente ese sentimiento? Entonces, ¿por qué no nos comunicamos con nuestros bebés para que utilicen el orinal (si les apetece)? En vez de eso, hasta ahora le he dicho a Emma: “Caca”, mientras hace, y luego: “¡Qué peste!”, cuando aseamos el asunto. La madre de Izabella afirma sentirse de maravilla al haber establecido esta clara comunicación con su hija tan pequeña y que permite a ambas evitar ensuciar pañales cuando se avecina el momento. ¿Qué pensáis vosotras? ¿Cuándo tenías pensado retirar el pañal? Por cierto, el artículo no dice nada sobre el pipí, así que doy por supuesto que Izabella sigue utilizando pañales todo el día y en ellos hace pis. De lo contrario sería de récord Guiness.

En la imagen, un orinal de la marca BabyBjörn.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...