Receta de plastilina comestible

Menos mal que la convocatoria tuvo un éxito relativo, porque con sólo tres niños pusimos la sala de actividades de Muxuz Muxu ¡patas arriba! Erik y Emma quizá todavía son un poco pequeños para jugar con plastilina: “¡Puaj, qué asco!”, parecía expresar Emma cuando empastraba en el espejo de la sala la plastilina que tenía pegada en las manos. Pero lo pasamos bien. Y no estuvo nada mal para tratarse del primer contacto con esta manualidad. Breixo, que ya tiene dos años, supo disfrutar mucho más de la plastilina casera. Además, su mamá Isabel trajo un quit de Imaginarium súper profesional: utensilios para cortar, dar forma y moldes. ¿No la conocéis? Es una mamá muy simpática natural de Galicia y asentada en Bilbao con la que ya he compartido una tarde de piscina y otra de parque infantil. ¡Y las que vendrán! Finalmente, la receta que utilicé para preparar la plastilina lleva los siguientes ingredientes:

  • dos tazas de harina
  • dos tazas de agua
  • una taza de sal
  • dos cucharadas de aceite
  • colorante alimentario

Preparación: Poner en un cazo la harina, el agua, la sal y el aceite. Calentar a fuego suave e ir removiendo. Subir el fuego para que coja más calor sin dejar de remover (sí, ¡tendrá muchos grumos!) y esperar hasta que la masa se solidifique. Bajar a fuego suave unos segundos para que toda la masa se solidifique y apagar el fuego. Luego amasar con las manos y añadir el colorante.

Receta de plastilina comestible 2

Receta de plastilina comestible 3

En las imágenes, Erik, Breixo, Emma, Mónica, Isabel y yo en la sala de actividades de Muxuz Muxu. No os dejéis engañar por las fotos, fue el único momento en que Erik y Emma estuvieron concentrados en la mesa con la plastilina (y para la segunda foto Erik ya se escapó, “¿plastilina a mi? ¡Me voy por ahí!”).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...