tratamiento queratina coquette

Después de un mes de prueba

Quizá hayas visto en Facebook o Instagram que hace un mes, por mi cumple, fui a la peluquería para que me hicieran un tratamiento de keratina y varias me habéis preguntado que qué tal. El experimento del año pasado de #ponteguapamamá me sirvió para dos cosas: confirmar mis escasas habilidades con el secador, las planchas y el cepillo, que para peinarse una necesita tiempo, que sigo teniendo cero interés por peinarme y que los moños altos deshechos están bien 😉 Dado que ya no tengo veinte años para ir con pelos de loca por la vida y que mi pelo cada vez se muestra más encrespado (¿el tinte?), probé la keratina coquette y el veredicto es: ¡Sí! ¡Funciona! Es una maravilla, el invento capilar del siglo y pienso repetirlo una y otra vez. ¿Por qué lo digo? Porque tras la ducha pongo la cabeza boca abajo, me seco rápidamente, echo la cabeza hacia atrás, seco un poco más, y todo el rato uso los dedos como cepillo (como hizo la peluquera, que todo lo copio) y ¡voilá! No me queda liso perfecto, excepto los primeros días, como la foto de abajo, incluso tras ir en bici y llevar el casco puesto, pero es que tampoco es lo que quiero. La definición exacta es que ya no tengo pelos de loca. A mí me sirve. Si deseas un liso perfecto, me explicó la peluquera que hay tratamientos más intensivos, agresivos, duraderos y caros que se llaman alisado japonés u otro tipo de queratina. El objetivo de esta, la coquette, es quitar el encrespamiento del pelo y cuesta 95 euros (en Bilbao, donde tengo la sensación de que todo es más caro), por si te sirve la referencia. Espero repetirlo en verano en el pueblo de mi madre o en Castelló, donde todo es más barato. ¿Te has hecho alguna vez un tratamiento de keratina? ¿Te gustó? ¡Feliz jueves!

keratina coquette

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...