Octavo mes

La voluminosa barriga, las contracciones, las patadas del bebé, las urgencias urinarias y la acidez están convirtiendo esta larga espera en noches de sueños frágiles, mañanas somnolientas y tardes cansadas. Desde hace dos noches duermo rodeada de almohadas para adoptar una posición más reclinida, tal y como propuso la matrona. Algo ha mejorado, pero…. buf!!!

Foto de Leachco Back ‘N Belly (vía amazon.com).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...