El sueño del bebé

Como no quería dejaros con un post tan triste, como es el anterior, os cuento en éste lo que considero una buena noticia. Ayer me llamó mi amiga A., madre de dos preciosos mellizos de 16 meses. Durante meses, ella se ha pasado las noches acariciando la espalda de su hijo esperando a que se durmiera. El niño necesitaba 20 minutos de caricias maternas, ni uno más ni uno menos. Por la noche se despertaba muy a menudo (incluso cada dos horas) y requería su atención (un biberón, agua, caricias, etc.). A. trabaja, por lo que debe descansar de noche. Ella le propuso a su pareja probar el método Estivill, pero él se resisitía. Recientemente, ella lo puso en marcha porque no podía más. Y con un par de noches, de 30 y  2o minutos de llantos respectivamente, el problema se ha solucionado y el niño se duerme sólo y del tirón. ¿Magia? ¡Si es que son más listos que el hambre! De todos modos, como A., creo que yo tampoco podría poner en práctica el método Estivill hasta no estar absolutamente desesperada. Y vosotras, ¿qué opináis? ¿Es lícito dejar llorar a los bebés para lograr una saludable rutina de sueño?

Para las que no lo sepan, el método del doctor Estivill consiste, de forma muy resumida, en dejar llorar al bebé de forma controlada durante varias noches seguidas hasta que aprenda a dormirse solo. En la foto, la portada de su libro.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...