Balance: compras para el bebé

De entre las muchas compras y regalos para el bebé, os dejo mi balance de los productos más importante. Toda madre primeriza dedica horas, días y semanas a la elección de la mejor silla de paseo. Bien, vale, pero no existe. Todas las sillas y carros tienen alguna pega. En nuestro caso, escogimos la Mutsy Transporter. Es robusta y grande y, a la vez, ligera y muy maniobrable. Sin embargo, la silla sólo mira en un sentido, en el sentido de la marcha. Por tanto, Emma no me ve y ,teniendo en cuenta lo mucho que le gusta verme o, sobre todo, que la mire, ha resultado una mala elección. Cuando ahora veo a las mamás con su Bugaboo Bee siento envidia. Creo que hubiera sido la mejor elección, ya que mi marido (que es muy alto), no coge el carro (el nuestro es para extra altos). Mientras que con el Bee, me apañaría muy bien. Estando embarazada, quería el Bee. Ahora que tengo a Emma, también.

La hamaca BabyBjörn me costó un dineral y no tiene ningún extra. En cambio, creo que es una de las mejores inversiones. A Emma le encanta y creo que su mejor cualidad es precisamente la sencillez. La hamaca se mueve al compás de las piernas de Emma y ella se entretiene con los juguetes que le proporciono. Su cuerpo se amolda perfectamente a la tela de la hamaca, ya que sólo es un trozo de textil silueteado por acero flexible. Además, era la única hamaca de la tienda que admitía a bebés de hasta trece kilos (el resto, hasta nueve). Le gusta tanto su hamaca que por las mañanas lo convierte en su trono. Ya me entendéis…

La cuna Look at me! ha sido otra de las grandes inversiones. No me arrepentí ni un solo minuto. Mi marido no dejaba de preguntarme:  “¿Pero por qué hemos comprado esta cuna tan pequeña que sólo sirve tres meses?”. Teniendo en cuenta el posparto que tuve, con agujetas o qué sé yo en el útero durante dos meses, levantarme y recostarme era un esfuerzo. Esta cuna me permitió moverme menos por las noches y desvelarme poco, que ya es mucho.

La bañera de Ikea es otra gran compra, que junto con una hamaca de tela que colocamos en el interior nos permite disfrutar del baño con nuestra pequeña. A ella también le gusta (a diferencia de la Tummy Tub). En el templo moderno del consumismo también compramos unos trapos de algodón (diez por tres euros) que van muy bien para limpiar vómito, atrapar fugas de caca en la hamaca, etc. La versión cara de estos trapos la encontré en Zara Home, donde compré tres por diez euros y son los que le coloco en la cabeza en su cuna o en mi cama, por si regurgita de noche. Son de muy buen algodón y muy, muy agradables al tacto. Por último, ¿qué decir sobre la mochila portabebés Marsupi? Sólo tengo palabras de alabanza.

En la foto, el carro de la fiera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...