Crianza

Emma tiene mamitis. Lo acabo de comprobar estos últimos cinco días, con la visita de mis suegros. A la vuelta de las vacaciones de Semana Santa, Emma aprendió a llorar con ganas cuando tenía sueño y no conseguía dormirse. Además, la vacuna de los dos meses le sirvió para confirmar que cuando algo le ocurre, el llanto es el mejor método para captar mi atención. Por si fuera poco, soy siempre yo quien acude a atenderla o consolarla cuando llora. Soy su mundo, igual que ella es el mío. Pasamos 24 horas juntas. Por eso en cuanto tengo ocasión, pongo a Emma en brazos ajenos, pero ahora ella responde llorando en menos de dos minutos. Otra cosa es si le hacen gracias cuando está en mi regazo o en su hamaca. Entonces no hay problema. ¿Cómo se cura la mamitis? Bueno, como no es una enfermedad, no le doy mucha importancia a pesar de la verguenza que paso como madre primeriza. ¿Pensará mi suegra que soy mala madre porque llora cuando está en sus brazos? No creo, ya que tiene mucha experiencia con bebés y sabe que ésta, como muchas otras, es una fase pasajera por la que todos atravesamos.

En la foto, Emma en brazos de su abuela paterna.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...