las_landas

Sobre textos y fotos de terceras personas

¡Hola! Hoy traigo un post nacido desde el cabreo. Mal motivo para escribir, pero aquí va la historia: en diciembre me llegó un pinback (un aviso de que otro blog había nombrado a Madre primeriza) y al ir al blog en cuestión encontré una mala práctica blogueril. El tipo había copiado un post entero mío y lo publicó junto con todas las fotos que hice de Emma, de sus abuelos y de nosotros en las teutonias para celebrar la Navidad, a pesar de que en el blog advierto de que no doy permiso para que cojan las fotos de mi hija y sus amigos. De ahí el cabreo. Y de aquí este manual básico de ética para bloggers basado en el sentido común, en nociones básicas de ética periodística y en esas cosas que aprendes en la uni cuando tienes que redactar trabajos de investigación:

  • No fusiles. Copiar un post entero, pegarlo y subir todas las fotos en tu blog y citar la fuente no es bloguear, es fusilar.
  • No plagies. Si no citas a la fuente, además de fusilar estás plagiando. Eso son palabras mayores y están tipificadas por el código penal. ¿Y qué diferencia hay entre plagiar un texto y una foto? Ninguna. Coger fotos ajenas (por muy lejos que vivan sus autores), ponerles incluso tu marca de agua y colgarlas en tu post como material propio es igualmente un plagio. Ya, ya sé que como sus autores viven en Estados Unidos o en Australia no van a denunciarte. ¿Y?
  • Nombra siempre a la fuente de una cita de texto o de una fotografía ajena que quieres incluir como muestra en tu post, como inspiración o como aclaración de un tema del que quieras hablar y crees que otros ya lo han hecho mejor. Hacerte el loco y pensar que citar no es necesario es poco ético. Y he aquí la diferencia rápida entre plagio y cita: con el plagio te apropias de textos y fotos ajenas; mientras que mediante las citas atribuyes correctamente una pequeña parte de un trabajo que no es tuyo a su autor original.
  • Una licencia Commons no te da derecho a fusilar. Hay variantes y letras pequeñas. Cuidadín pillín.
  • Distingue entre foto promocional y personal. No es lo mismo coger una foto promocional de un producto que se vende y que citas (por lo que le estás haciendo publicidad gratuita) que una foto personal de otro blogger. Esa es la gran diferencia y la frontera ética de muchas cosas en las fotografías. Y si además aparecen menores de edad, ni te cuento.*

*Ejemplo práctico: ¿quieres coger una foto de los Minis? ¡Adelante! ¡Gracias! I love you!!! ¿Pretendes coger una foto de mi hija? ¿¿Estás mal de la azotea?? ¿Quieres que te parta la cara? (dicho en tono barriobajero a lo Belén Esteban). Misma persona, misma acción, pero dos reacciones exageradamente dramatizadas para la ocasión y completamente distintas para ilustrar la diferencia entre fotos promocionales y fotos personales.

Las fotos son tema peliagudo en el mundo blogueril. Necesitamos fotos constantemente para nutrir el blog y eso nos hace pasarlas canutas… No somos fotógrafos, no tenemos un equipo genial, etc. Aún así nada justifica plagiar fotos ajenas. Así que cuando me enamoro de una foto ajena que quiero usar en el blog recurro a la antigua técnica de pedir permiso. Es una técnica infalible que en realidad usamos casi todas. ¿Por qué lo sé? Muy sencillo: ahora que juego a dos bandas (blogger/emprendedora) me doy cuenta de que siempre me han pedido permiso para publicar fotos de los Minis, incluso cuando siento que podrían cogerlas sin más. ¿No es maravilloso? En realidad casi todos somos éticos, casi todos somos amables, casi todos hacemos bien. Yeahhh!

Pero sigamos con este compendio para tipos infames. ¿Y si la foto que quiero usar de una manualidad chachi piruli es de un blog danés? ¿O australiano y me da un apuro enorme pedirle permiso con mi inglés chuchurrío? Ayyyysss…. ¿Crees que si pudieras pedirle permiso su autor te lo daría? ¿Es una foto bonita y es algo positivo para su autor, ya que redirigirás tu tráfico a su blog? ¿La ha subido a Pinterest? No tengo una bola de cristal, pero sí sentido común y empatía…

Además, la cantidad de fotos prestadas diría que es otra gran diferencia entre lo que está bien y lo que no lo está. Creo que hay una diferencia ética muy grande entre incluir una foto de una serie de un blogger ajeno y alentar a tu lector a que visite al blog de origen que publicar TODAS las fotos de otro blog en tu blog; ¿qué necesidad hay entonces de ir al original?

Alimentar un blog cuesta muchísimo tiempo y esfuerzo y emprender caminos poco éticos no es la mejor solución. Tengo la sensación de que hay bloggers que quieren ser famosos y a falta de material publicable para cada día (y que su tráfico de visitas aumente), lo cogen prestado.

Todos cometemos errores, ¡cómo no!, y pero hete aquí otra gran diferencia: cometer errores puntuales es normal y deseable (¿quién ha nacido con un manual para blogger bajo el brazo?) pero fusilar y plagiar repetidamente con saña y alevosía es la gran diferencia entre lo ético y la falta de ética…

Muchos de nosotros escribimos para disfrutar, como un hobby, y cuando ocurren cosas como que te fusilen un post entero con todas las fotos de la familia cabrea. Enseguida me puse en contacto con el autor, que lo eliminó rápidamente. Pero sinceramente, no entiendo qué tiene esa persona en la cabeza. ¿Con qué propósito hace eso? Ya que él no escribe nada, sino que coge posts ajenos y los sube a su web.

Los blogs comunican pensamientos, ideas, formas de vida, cosas que nos gustan, imágenes, momentos, creatividad, y si el contenido de un blog se reduce a fusilar o plagiar texto y/o imágenes, ¿qué mensaje está dando su autor? Que es una persona escasamente ética y poco creativa que poco aporta a la blogosfera. Hala, ya lo he dicho.

En la imagen, atardecer en el lago de nuestro camping de Las landas. Nada tiene que ver con el post. ¿O sí? Sombras, claroscuros…

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...