El primer cumpleaños del hijo de Eva

El hijo de Eva, Markel, cumplió el 27 de abril su primer año. Ella es una mamá primeriza a la que he tenido la suerte de conocer a través del blog y que no se ha perdido ninguna de las quedadas que hemos hecho. Muchas de vosotras la conocéis por los comentarios y sabéis que el estilo de Eva es insuperable. Por tanto, reproduzco el relato de la fiesta de cumpleaños con sus propias palabras. Ahí va:

“El viernes fue el cumple de Markel, un añito, ¡¡¡qué mayor!!! Para la ocasión, alquilamos un txoko en Santurtzi y allí pasamos el día: comimos con la familia y a la hora de la merienda, vinieron algunos amigos. La verdad es que era un local espacioso y aunque nos juntamos bastante gente (18 adultos y 3 bebés), no nos sentimos como sardinas en lata (cosa que sí hubiera ocurrido de celebrar el cumple en nuestra madriguera). Tal y como os había adelantado, organicé una fiesta pirata, así que me pasé la semana haciendo de las mías para preparar la decoración. Afortunadamente, tuve la ayuda de Maitane, una mujer que hace unos cupcakes, galletas y tartas de alucinar (como veréis en las fotos) y encima está todo ¡riquísimo!

Pues llegó el día D y, como todos los viernes, tocaba piscina. Markel, nada más salir del agua, se quedó sopistant como una horita. Y menos mal que durmió ese rato, porque ¡ya no volvió a cerrar los ojos hasta la noche! El txoko tenía un espacio infantil con una alfombra, juguetes, una tienda de campaña llena de bolas (ahí estuvo sacándolas, mientras nosotros las volvíamos a meter según nos las íbamos encontrando, a fin de no matarnos en un descuido). Primero comió él y luego los demás (aitas, aitites, osaba e izekos, es decir, abuelos y tíos de la criatura). Mientras, Markel se dedicó a gatear en círculo alrededor de la mesa, cual perrillo hambriento, ávido de cualquier sobra que le quisiéramos dar. Nuestro intento porque durmiera un poco fue en vano.

Por la tarde llegaron nuestros amigos, dos de ellos con sus criaturas de 4 y 7 meses. Y así pasamos esa tarde en muy buena compañía. Markel tuvo unos cien mil regalos, no hubo ni uno repe, y eso que tentamos a la suerte, ya que todos elegimos la misma tienda para comprarlos, porque el 98,9% de ellos fueron juguetes con teclas, música, luces… Vamos, que ampliaré mi repertorio musical en cuanto a sonidos infantiles se refiere. Ahora tenemos un órgano, un libro de canciones, un libro de sonidos de animales, un libro para el baño, unos cubos blanditos, un cubo de actividades, un teléfono-arrastre, un circuito de coches con semáforo y todo y un mini-tentetieso de madera. Y a eso tenemos que sumarle un correpasillos de Mickey que está de camino y algún regalo más que caerá. También nos han surtido con ropita para el buen tiempo: 3 petos, un conjunto marinero, una camisa, una chamarra fina y unas playeras.

Sobre las siete de la tarde le rodeamos (literal) y le cantamos el Zorionak Zuri para que soplara la vela. A pesar de los ensayos preliminares a lo largo de la semana, la tuve que apagar yo, ya que Markel se afanaba por golpear la tarta-cara-pirata, mientras intercambiaba miradas con sus invitados entre agotado-sorprendido-flipado. Una hora después estaba que no se tenía así que su aita se lo llevó al hogar a darle la cena y acostarle.

La tarta, los cupcakes y las galletas pirata son obra de Maitane de Maicupcakes. Además de hacer estos postres con esta pinta tan estupenda, se encarga de la decoración de todo tipo de fiestas, mesas dulces para bodas, cumples… En mi caso, también se encargó de comprarme el mantel, los platos, vasos y servis. El resto de la decoración pirata es obra mía… ¡Qué le voy a hacer! Me mola perder el tiempo en este tipo de chorradas. Aproveché un disfraz de pirata de mi hermano, hice los banderines y los parches y me curré unas inviteisons bucaneras que mandé por e-mail a los invitados.


Ya está, ya ha pasado un añito!!! Hoy le he dejado todos los juguetes para que los investigue, pero ya mañana le dejaré sólo algunos y los demás se los iré sacando poco a poco…”

¿No es genial? En las fotos que ha mandado Eva, podéis ver a Markel zampándose una cookie, la súper tarta (¡increíble!), la mesa con toda la familia y Eva, Markel y su padre sosteniendo en brazos a un amiguete. Espero que os haya gustado este post tanto como a mi. Para mi es muy especial cuando os atrevéis a mandarme fotos de vuestra familia y a compartir con todas nosotras un trozo de vuestra vida. Un besazo a todas y feliz, feliz día de la madre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...