dar_un_chungo

Estrategia de madre para no perder los nervios

Desde que Emma tiene dos años, cuando todavía hablaba poco y su comunicación era escasa y repetitiva («quiero esto, quiero esto, quiero esto») utilizo esta estrategia cuando estoy al borde de un ataque de nervios y se dan las siguientes circunstancias: la fiera está siendo muy, muy insistente y/o absorvente y está buscando mi límite, un límite que no quiero sobrepasar (el de ponerme de mal humor y gritar sin sentido). Esto es lo que hago:

  • Pongo las manos en jarra o en la cara.
  • Pongo una expresión muy seria y dramática.
  • Le digo a Emma que me va a dar un chungo.
  • Empiezo a mover la cabeza de un lado a otro dejando que el pelo vuele. Todo muy teatral.
  • Entorno los ojos, como la niña del Exorcista.
  • Desciendo la velocidad del movimiento de cabeza.
  • Y le digo a Emma con una sonrisa ya calmada y un leve asentimiento de cabeza: «Me ha dado un chungo». Y ella sonríe, o se ríe, y se olvida de lo que quería. ¡Y ahora incluso me imita y le dan chungos conmigo!

Ésta es un poco de mi magia de madre: concluir una negociación con los términos que yo deseaba, y no los suyos, y hacerlo de un modo elegante. Porque creo que el sentido del humor siempre es elegante. Espero que disfrutéis con esta estrategia que quizá os parezca chorra y absurda pero a mi me ha dado buenos frutos y creo que las madres de bebés y niños de alta demanda la apreciaréis (porque nosotros necesitamos mil y un recursos para que todo funcione mejor con una fiera absorbente). ¿Qué os parece? ¿Cuál es vuestra magia de madre? Enseñadme vuestros trucos, porfi, que siempre busco estrategias nuevas para lidiar en el día a día. ¡Un besazo!

En la imagen, la fiera con cara de pilla.

PD: Ayer me di cuenta leyendo este post de Mamis y bebés que no soy la única exorcista. ¡Cómo me reí con su exorcismo! Para no perdérselo si todavía no lo habéis leído.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...