El sueño del bebé

Hace días que dudo sobre escribir este post. ¿Y si lo gafo? Emma duerme cuatro horas seguidas… Normalmente, de cuatro a ocho de la mañana. Además, se duerme rápidamente por las noches después de mamar. Y no sólo eso, ya se echa la siesta siempre en casa, sin paseo. Un poco de pecho después de comer y a dormir. Estoy más descansada, de mejor humor, al caer la noche no emprendemos una lucha contra Morfeo. Mi marido me lo dice: “Te veo mejor”. Que siga así… No pido más…

En la imagen, Emma masticando una ramita. Ficha técnica de la situación actual: a las 19.00 horas baño (día sí, día no), después cena (con pijama, independientemente del baño), lavado de cara y directa a la cama. Pecho. Se despierta al de un rato, otro pecho. Quizá se despierta una vez más. Teta. Sobre la una de la madrugada, una toma más. Con suerte, aguanta del tirón hasta las cuatro. Más teta. Suena el despertador, ¡son las ocho de la mañana!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...