rayuela

Emprender

Siento pánico escénico. Todas las mañanas cuando me siento delante de mi portátil en el espacio de coworking que amablemente me ha prestado el vivero empresarial del pueblo de al lado del Mini Pueblo. Yo que soy tan echada pa’lante. A mi que me da igual lo que piensen los demás. Y sin embargo cada mañana me corto a la hora de escribir emails y bombardear a la gente. Y siento casi vergüenza cuando me tengo que poner seria al explicar mi proyecto, vía email, a otros. Y se me olvidan cosas. Cosas importantes, ¡maldita sea! Y el tiempo se va. ¡Mi oro, mi oro! ¡Ladrón! Porque el tiempo es oro, ¿no? Estoy suscrita al newsletter de Super Yuppies y Oye, Deb! y ambos son fantásticos y describen perfectamente tanto estados emocionales como problemas por los que atraviesan los emprendedores. Aun así, si tú también lo eres, porfi, porfi, porfi, ¡te lo suplico! ¡Comparte tus secretos conmigo! No dejes que me vuelva loca, que crea que no voy a poder llevarlo a cabo, que una mañana me entre tanto pánico escénico que me raje antes de empezar. Porqué las cosas son así, ¿no? Los comienzos son difíciles. Y cuesta mil arrancar. Feliz jueves a todas, emprendedoras, asalariadas, funcionarias, paradas, amas de casa, primerizas y madres sabias. ¡Muas!

En la imagen, vía Pinterest, una mujer jugando a la rayuela. Tengo la sensación de que emprender es como jugar a la rayuela, ir superando fases y obstáculos… Hasta llegar al cielo…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...