pizza casera con masa Buittoni, base de tomate frito y jamón york, tomates cherry y mozarella

Cena para bebés de un año

En la tienda ecológica del Casco Viejo de Bilbao compré el pasado viernes media docena rábanos. Nunca había cocinado esta hortaliza, pero en mi ampliación del campo de acción culinario motivado por la pequeña gourmet que tenemos en casa, compré un manojo. Los nabos pasaron varios días en el cajón de la nevera, hasta que ayer decidí que había que buscarles una receta. En El Comidista encontré la solución en forma de crema de calabaza con nabos, cuya variante principal es que las verduras se asan en vez de hervirse. Primero se hornea la calabaza durante 40 minutos, luego los rábanos y las semillas de hinojo otros 20 minutos más. Mientras, se sofríe una cebolla (diez minutos) con un diente de ajo (cinco minutos). Finalmente se agrega la verdura asada, se añade caldo de pollo y se cuece todo durante diez minutos. ¡A Emma le encantó! Ella, que es de paladar fino, supo apreciar esta suculenta crema y pidió un cuenco más. De segundo, preparé una pizza casera con masa comprada, una base de tomate frito y jamón  york, tomates cherrys y mozarella. La pizza no le gustó tanto, hasta que descubrió que podía mojar la pizza en la crema y degustarla así, poco a poco. Muy recomendable.

crema de calabaza y nabos asados y pizza margarita casera

En las imágenes, la pizza casera y la cena de Emma junto a la mía. Ella no se acabó su trozo de pizza, pero repitió de crema de calabaza y se comió un yogur de postre.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...