Reacción normal

Qué dura es la guardería. Esta mañana hemos comenzado con el periodo de adaptación y hemos dejado a Emma una hora. Según nos ha explicado su educadora, lloraba a ratos, cuando se alejaba de ella y Emma la seguía gateando y llorando, como hace en casa cuando me alejo un metro. Enfadada, también ha tirado con rabia la torre de anillos y, cuando por fin hemos ido a por ella y me ha visto, ha roto a llorar (y ya tenía carita de haberlo hecho mucho tiempo anteriormente). Mientras, mi marido y yo dábamos un paseo por el barrio con el estómago encogido. Sabemos que es lo que queremos, que necesitamos esas horas y que no podríamos haber escogido mejor guardería. Aun así, ayer y hoy he dudado sobre la idoneidad de sacarla de casa tan pronto. En Alemania, la familia de mi chico piensa que es prontísimo y, probablemente, tienen razón. Pero es lo que hay. Y eso me repito una y otra vez. Por cierto, su educadora me ha dicho que Emma ha tenido una reacción normal y que más preocupante sería si al irme, ella no llorara. En cuanto a su reacción en casa, no se ha hecho esperar. Por primera vez en su vida, Emma rechazaba comer y lloraba y decía mamá cuando su padre le daba las frutas.

En la imagen, Emma llorando y gateando, viniendo hacia mi estas Navidades.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...