globos

Mudanza

En enero fue la primera vez que me tomé los propósitos de año nuevo en serio. Por la armonía familiar y nuestra salud física y mental me propuse lo siguiente, pero no quise publicarlo hasta que el punto número tres se concretara. Hoy he repasado la lista:

  • Ser más organizada con los indeseables asuntos domésticos: empecé autoregalándome por Navidad el Kakebo de Blackie Books, he diseñado un calendario familiar e impreso otro para menús semanales. LA VERDAD: el Kakebo ya está desterrado y los menús semanales funcionan de maravilla, cuando me pongo  a hacerlos (dos veces en lo que va de año)….
  • Limpiar los cristales de vez en cuando. LA VERDAD: dos veces en cuatro meses. ¡Un récord histórico!
  • Volver a Bilbao: echamos de menos nuestra vida, nuestro barrio, nuestros amigos, nuestra conexión a internet e ir caminando o en transporte público a casi todos los sitios. Echo de menos los bares, el comercio y cruzarme con desconocidos por la calle, hacer la compra en el mercado y volver cargada a casa andando. La vida en el minipueblo es bucólica, pero no es nuestra vida. LA VERDAD: ¡Nos mudamos en verano! Es algo que deseábamos desde Navidades y ya es seguro. Sólo nos queda una mudanza más (la tercera en dos años y medio) y unas obras (¡argggg!) pero la ilusión supera todos los obstáculos, incluso la ida y vuelta en coche al trabajo que maridín se cascará todos los días.
  • Querer más a maridín: enviarle un email cada mañana preguntándole cosas y resolviendo los pequeños asuntos domésticos del día para no tener que “resolverlos” a última hora de la tarde cuando ninguno de los dos queremos hablar sobre eso. LA VERDAD: ¡funciona!
  • Enfadarme menos con la fiera: pasando más tiempo a solas con ella por las tardes. Parece mentira, pero nunca es suficiente el tiempo que pasamos juntas y ese tiempo evita rabietas. LA VERDAD: es difícil conseguirlo cuando hace buen tiempo y apetece estar en la calle o cuando por las tardes queda trabajo por hacer.
  • Bailar en casa con ella. LA VERDAD: no soy de bailar. Por tanto, no he bailado.
  • Aprender a poner aire en las ruedas del coche. LA VERDAD: ¡hecho!
  • Aprender a programar el aparato de la calefacción para que se encienda automáticamente a las seis de la mañana para que no se nos enfríe el culo por las mañanas. LA VERDAD: no lo intenté, estamos en primavera y nos vamos a mudar, así que he tachado ese propósito de la lista.
  • Salir de extra en una película: lo sé, es difícil, ¡pero quiero! Me hace mucha ilusión y pienso que hacer de bulto en una película es una anécdota para toda la vida. ¡Viva la magia del cine! Y si no es este año, el siguiente. Hay propósitos que se cuecen a fuego lento 🙂 LA VERDAD: este viernes iré a un casting. ¡Toma, toma, retoma!
  • Activar la cuenta de MailChimp para poder tener suscriptores en el blog y que os lleguen las entradas al email si así lo deseáis. LA VERDAD: no lo he conseguido así que he buscado caminos paralelos activando un plugin de wordpress que me recomendó Mamá pata y que ofrece la posibilidad de suscripción tanto abajo de cada post como en la columna de la derecha. Arriba. Tras varios años de intentos, ¡¡¡conseguido!!!

Emma también tiene sus propósitos y los dos primeros los tiene grabados a fuego (algo está cambiando en su interior):

  • Dormir en su habitación (al menos día sí, día no). LA VERDAD: durmió dos días en enero. Ya está.
  • Levantarse cuando suena el despertador que le regalaron los Tres Reyes Magos. LA VERDAD: no sé qué botones toqueteó que el despertador ya está roto. Desde enero.
  • Comer ensalada cuando cumpla cuatro años. LA VERDAD: Ya sabéis la verdad. En su fiesta de disfraces y ensaladas no probó la ensalada. Y dudo que la pruebe en 2015. Pero nos queremos igual 😉
  • Aprender a pedalear. LA VERDAD: todo se andará…

Besos y ¡feliz miércoles!

En la imagen, unos globos que decoraron el cumpleaños de Erik en el camping de Las Landas.

 

 

 

 

 

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...