emma-y-los-gomets

Imprescindibles

¿Estás embarazada? He aquí mi lista de imprescindibles para el bebé si vas a convertirte en madre primeriza.

  • El Bugaboo Bee (560 euros). No le des más vueltas ni te quedes con las ganas como me ocurrió a mi. ¿Por qué es la mejor opción? Porque no necesita capazo (un trasto menos y tu suelo pélvico lo agradecerá), es ligero y se maneja de maravilla, no necesitarás comprar una silla ligera cuando el bebé crezca, la garantía funciona fenomenal y si algo se rompe, incluso el chasis, lo cambian y tienes carro casi nuevo perfecto para otro hijo más. Si tienes otro hijo, le puedes añadir patinete. No conozco a ninguna madre con un Bee que lo desaconseje.  Y conozco a muchas. El Bee trae burbuja de lluvia, pero deberás comprar un saco nido de invierno (90 euros) o ligero si nace en verano (mismo precio) y, para cuando sea más mayor, el saco de la silla de invierno (110 euros) y la colchoneta para el verano (50 euros). Como en cualquier otro carro. El saco nido es imprescindible. Los sacos y colchonetas para cuando ya no son recién nacidos pueden ser de otra marca y, seguramente, mucho más baratos. Gasto mínimo: 650 euros (carro y saco nido).

bugaboo_bee

  • La hamaca BabyBjörn (120 euros). Como la de Emma. Simplemente la mejor: sencilla, segura y muy, muy agradable. Emma la utilizó hasta los dos años para jugar. Y de bebé le encantaba auto balancearse en ella. Además, el tejido es facilísimo de lavar y queda siempre impecable. Y os aseguro que lo cagó decenas de veces. Las otras hamacas apenas duran unos meses, ocupan mucho espacio y no son tan estimulantes para el bebé. Y es perfecta para echarse una siesta.

SONY DSC

  • La trona Stocke (185 euros, más el adaptador Baby Set para que no se caigan, 50 euros, y el cojín, 35 euros). Tal y como dice la publicidad, es una silla para toda la vida. Y ojo, tiene una característica incluso mejor que esa: Emma jamás se ha caído de su trona. Algo impensable con cualquier otra. Ninguna trona de bebé ni silla de adulto es tan estable como la Stocke. Emma la escala por detrás, ahí es nada. Precio total: 265 inevitables euros.
  • La mochila portabebés Maduca o Ergo (110 euros). Nosotros tuvimos la Marsupi Plus y dos pañuelos portabebés. Aunque con la Marsupi estuve encantada, he de reconocer que merece la pena pagar el precio de la Manduca porque es mucho más fácil de llevar y el peso se reparte mejor. Por ello la puedes utilizar durante más tiempo, ya que aguantarás mejor el peso del bebé. ¿Fulares? No sé… Si tienes un recién nacido muy pequeño seguro que es muy cómodo un fular elástico. De lo contrario, jamás volvería a comprar el nuestro. ¡Imposible atarlo! Ahora bien, para Emma fue el mejor columpio del mundo.
  • Un pañuelo swaddle. Con este pañuelo envolvéis al recién nacido para que se sienta como en vuestra barriga. Con Emma utilicé una minicuna, pero si volviera a empezar jamás compraría minicuna o moisés y sí este pañuelo. Y pondría al bebé en una cuna normal o, mejor aún, en una cama de 90 empotrada a la nuestra. En nuestro caso, minicuna, cuna, colchones y protectores fueron una pérdida de dinero. Creo que Emma pensaba que los colchones tenían pinchos y que las cunas eran cárceles. ¿Te imaginas sacar el dinero del cajero y tirarlo directamente a la papelera? Eso es lo que siento que nos pasó. Todavía me duele. Elsa Pataki utiliza para sus gemelos swaddles de la marca aden + anaïs y os muestra unas fotos en su post. Los pañuelos, 4 por 50 dólares.
  • Bodies y pijamas: comprad los más baratos y de algodón 100%. Los mejores los encontraréis en H&M, Lidl y Carrefour. En serio. Vuestros familiares y amigos os regalarán exquisiteces, pero vosotras debéis tener preparados un montón de bodies y pijamas de algodón para cambiar al bebé muchas veces, ya que tienen tendencia a hacer unas cacas desparramadas. ¿Ropa? Los conjuntos son absolutamente prescindibles. Por muy monos que vayan, van mucho mejor en un pijama. ¿Cuánto les duran los bodies y pijamas? Los de recién nacido a Emma le duraron ¡dos semanas! ¿Y la siguiente talla? Los pudo usar durante un mes. ¿Cuánto gasté en ropa? Aún y todo la que nos regalaron y la que heredamos, Emma el bebé súper sónico por encima de todos los percentiles necesitó ropa nueva cada pocas semanas. Una ruina.
  • Sophie la jirafa. El primer juguete del bebé: fácil de agarrar y seguro para ser mordisqueado. Además, se limpia fácilmente.

¿Qué comprar de segunda mano? Tanto la hamaca, la trona como la mochila, si los encuentras de segunda mano son una perfecta opción porque es casi imposible que estén rotos. El Bubaboo Bee, si está en mal estado, puedes reemplazar el chasis por 90 euros (presupuesto de taller mecánico de Bugaboo) o comprarlo en Ebay. Además de esta lista de imprescindibles, ¿qué deberías conseguir prestado?

 

  • El Maxi-Cosi para llevar al recién nacido en coche. Si vives en la ciudad, ¡no lo compres! Y menos, de primera mano. No nos engañemos, los bebés odian viajar en el Maxi-Cosi y evitarás todo lo posible largos desplazamientos. Así que es poco probable que amortices este asiento para el coche, aunque es imprescindible hacerse con uno para que el bebé viaje seguro los pocos días que os animéis a salir más allá de vuestro barrio.
  • Moisés, minicuna o cuna. Por muy dulces y tiernas que nos parezcan a las embarazadas los moisés, minicunas o cunas, algunos bebés consideran que son inventos del diablo. Por tanto, consigue que te presten un moisés o una minicuna y si tu bebé accede a dormir separado de ti, luego ya comprarás una cuna, su colchón y protector (en nuestro caso, todo fue dinero gastado en balde). Si no consigues que alguien te lo preste, olvídate de moisés y minicunas y considera como buena opción la cuna de Ikea. Con el pañuelo para arrullar al bebé, el recién nacido no necesita un moisés ni una minicuna.
  • Ropa de bebé. Cuanta más te presten, mejor.
  • El sacaleches. Puede que te pase como a mi, que lo usé sólo un par de veces. Otra vez, tiré el dinero.
  • Los chivatos. Dado que vivimos en pisos pequeños y que tenemos un radar especial para oír el llanto del recién nacido, es poco probable que siendo realistas necesites los monitores de bebés. Otra compra absurda que debí haberme ahorrado.

Otros compras importantes:

  • Para ti, la pomada PureLan para mantener hidratados los pezones. Imprescindible e insuperable si optas por la lactancia materna. Cómprala incluso antes de ir al hospital a dar a luz.
  • Para lavar, el jabón de lagarto. Es lo único que quitará las manchas de cacotas líquidas. Mano de santo.

Reeditado: Una amiga que trabaja en una escuela infantil con bebés de cuatro meses a dos años, se ha puesto triste al leer que recomiendo la hamaca BabyBjörn porque cuando tienes hamaca es muy tentador hacer un mal uso (es decir, tener al bebé medio día atado). Tener al bebé atado en la hamaca (o en el carro, añadiría) demasiado tiempo retrasa la evolución de su psicomotricidad. ¿Qué hay que hacer para fomentar la psicomotricidad? Muy, muy sencillo: dejar al bebé al suelo y que se busque la vida. Para que aprenda a darse la vuelta, a gatear, etc. Por tanto, creo que es necesario recordar esto a todas las madres primerizas: el bebé necesita libertad de movimientos para que se desarrolle correctamente. Dicho esto, como le dije a mi amiga, no soy super woman y para ducharme e ir al baño me sentía segura al dejar a Emma en la hamaca. Y también era un sitio genial para algunas siestas intempestivas. Así que la volvería a comprar y la sigo recomendando… (I., no te enfades).

Además, Bego Bolas recuerda en los comentarios que el pasado enero Weleska, la autora de Mamis y Bebés, lanzó un reto sobre los cinco imprescindibles y las cinco cosas más inútiles en puericultura. ¡No os lo perdáis! ¡Cada madre es un mundo! ¿Cuál sería vuestra lista?

En las imágenes, Emma en su trona Stokke cuando era más pequeña, el Bugaboo Bee y Emma con seis meses echándose una siesta en la hamaca BabyBjörn.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...