Recopilación

¡Hola! ¿Qué tal se presenta esta mini semana de puente? Últimamente estoy intentando que el blog sea más fácil de leer para las madres primerizas que acaban de aterrizar aquí y una de las cosas que creo que debo añadir son resúmenes de los momentos estelares que tiene convertirse en madre. Recientemente me preguntaban en un mensaje de Facebook cuánto tiempo y cómo me recuperé de la episiotomía. Así que he decidido empezar por este delicado y preocupante asunto y abordarlo de forma cómoda y fácil, con las preguntas que me hacéis en privado y respuestas claras y concisas. ¡Allá vamos!

¿Cuánto tiempo me costó recuperarme de la episiotomía?

Alrededor de un año.

¿Cómo la cuidabas durante los primeros días tras el parto?

Con el suero fisiológico que me dieron en el hospital. A chorros grandes y refrescantes después de cada visita al baño. Y cuando se terminó el suero, rellené la botella con agua y me lavaba con eso a cada pis. Nada de papel. Tenía miedo de que se quedara algún trocito prendido y, sobre todo, tenía miedo de tocar la zona. Dolía…. Y con muchos cambios de compresas. Había que mantener la zona limpia lo máximo posible. No ahorré ni un euro en compresas. Las cacas, a lavar al bidé.

¿Cicatrizó bien la cicatriz?

Negativo.

¿Qué hiciste?

Entre la cicatriz y que tenía el suelo pélvico destrozado, después de la cuarentena acudí a una fisioterapueta especializada en suelo pélvico. Me ayudó a fortalecer el suelo pélvico y a hidratar al cicatriz con masajes de aceite de onagra. Noté una gran mejoría con siete sesiones. Dejé de ir porque rea muy caro, pero necesitaba muchas más. La cicatriz todavía me dolía y el suelo pélvico seguía bastante maltrecho.

¿Qué hiciste entonces?

Nada. No sabía qué hacer.

¿Cómo lo arreglaste al final?

Gracias a las casualidades de la vida y a la rotación de médicos de la Sanidad Pública, al de un año de parir, en la revisión ginecológica, me topé con un agradable y compasivo ginecólogo que me había visto en el hospital (hacía las rondas de las recién paridas). Cuando le dije que seguía sintiendo molestias, no se lo pensó dos veces y me recetó Blastoestimulina. Ese medicamento, a base de centella asiática y antibiótico, me ayudó a cicatrizar bien. ¡Fue mano de santo! ¡Por fin!

¿Cuánto recuperaste la normalidad en las relaciones sexuales?

No hubo normalidad hasta la Blastoestimulina. Es decir, un año. Antes, las relaciones eran molestas.

¿Qué aconsejarías a una madre primeriza con una episiotomía gigante?

Que si siente molestias o dolor, no pare de buscar hasta encontrar un ginecólogo que la atienda debidamente. Un ginecólogo que le haga caso, que pregunte entre las madres que tiene alrededor. Y si no lo encuentra, que pregunte a su médico de cabecera y a su farmacéutico. Hay medicamentos que ayudan a la cicatrización. Y que no olvide cuidar su suelo pélvico. Creo que episiotomía y suelo pélvico van de la mano. No sólo hay que curar la cicatriz, sino que hay que fortalecer de nuevo el suelo pélvico con ejercicios. Y eso sólo lo puedes hacer tú junto con tu fuerza de voluntad. A mi me cambió la vida (a los tres años de nacer Emma) el libro Lose your Mummy Tummy que me recomendó Más allá del rosa o azul. Desde febrero de este año empiezo a sentirme mejor y a recuperar cintura y musculatura abdominal.

Y por último, ¿me dolió mucho tras parir?

Sí, tanto que la anestesista me quiso dar una dosis extra de anestesia tras el parto para que pasara “una buena noche”, tal y como dijo ella. Me negué. Pero cuando se fue la epidural de mi cuerpo pedí enseguida analgésicos. Me los pusieron por vena. Y los tres días siguientes, vía rectal (con supositorios). Antes de marchar del hospital, casi lloro cuando me dieron el último supositorio. ¿Lograría sobrevivir? Sí, sobreviví. El dolor de los primeros días no fue demasiado molesto. Lo que fue terrible es que no marchara con el tiempo. Había zonas como muy secas y algún bultito. La fisioterapueta consiguió eliminar o disminuir mucho los bultitos, pero fue la Blastoestimulina lo que consiguió reblandecer la cicatriz y que dejara de estar tirante.

Reeditado:

He aquí dos buenos consejos de Peineta, Pintxos y mi Molinillo: su ginecóloga le recomendó lavar con agua dos veces al día, secar el área genital con el secador de pelo y aplicar la pomada Budesonida crema tópica. ¡A ella le funcionó de maravilla! Pero recordad, ninguna somos médico. Consultad con vuestro doctor, ginecólogo o matrona.

En la imagen, una vez más, el vídeo de los hipopresivos. De verdad, ¡son imprescindibles!

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...