tarta de segundo cumpleaños

Organizar un cumpleaños al aire libre

¡Hola! ¡Feliz lunes a todas! Os dejo una galería de fotos con las imágenes del segundo cumpleaños de Emma. También os cuento un poco cómo lo organizamos por si le sirve a alguna de ideas para la fiesta de su retoño…

Juegos:

  • Como la previsión meteorológica era espléndida, preparé cuatro juegos para jugar en el jardín, donde pasamos todo el día. Empezamos con un juego de equilibrio. Con unos bloques de madera, los niños y yo creamos una línea en forma de ele por la que tenían que andar. Cogidos de la mano lo hicieron bastante bien. Es un juego que les sorprendió y no les gustó mucho en el primer momento. Sin embargo, Emma e Ian volvieron más tarde y a solas se enzarzaron en el juego, cayéndose sobre la hierba y partiéndose de la risa mientras les espiábamos a escondidas.
  • Después se enfrentaron a un juego de agua apasionante en el manantial del caserío. Para ello compré en el bazar chino dos cazamariposas (o quita hojas de la piscina, no sé su nombre) y unos animales de corcho de colores que flotan (los cinco euros mejor invertidos del día). ¡A los niños les encantó! Sobre todo a Erik el acuático, que había quién le apartara del agua. ¡Ji, ji! En equipos de dos, los niños tenían que pescar los animales, poniendo a prueba sus habilidades motoras. ¡Lo hicieron súper bien!
  • El agua les gustó tanto que fueron reticentes a pintar un gran mural con pintura de dedos. Pero pintaron, ¡y muy bien! Como recompensa a su esfuerzo y participación, saqué los vasos, tazas y teteras de plástico para que pudieran seguir jugando con el agua. Café (agua) por aquí, té (agua) por allá… ¡Ñam, ñam! Mejor dicho, ¡glu, glu!
  • Finalmente, el juego sorpresa del día fueron ¡las piñatas! Las hice con papel de seda y llevaban confeti, una figura de un gato, un cacharro para hacer pompas de jabón y un paquete pequeño de Smarties (como Lacasitos más pequeños que venden en Lidl y tienen el tamaño perfecto para ellos). Realmente las piñas eran complicadas de romper, ya que escogí mal el palo (demasiado largo), pero tuvo su punto y creo que les gustó.

Después de tanto esfuerzo, comieron arroz, hamburguesa y salchicha. Luego tuvieron una sesión de arenero y siempre que creían oportuno cogían las motos y los coches y daban vueltas. Y por la tarde, ¡la tarta! De bizcocho esponjoso de chocolate con mousse de fresas y una fina capa por encima de chocolate blanco rallado. La receta es de Dulces Bocados y estaba buenísima. ¡Gracias por venir, chicas! Emma se lo pasó genial compartiendo ese maravilloso día con Ian, Erik y Amaia.

Segundo cumpleaños
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...