Clases prenatales

Nuestro grupo de premamás tuvo la última sesión en la tarde de ayer. ¡Ohhh! Nos despedimos deseándonos suerte en el parto y habiéndonos intercambiado las direcciones de email, ya que algunas estamos interesadas en seguir viéndonos cuando nuestros bebés hayan nacido. Al fin y al cabo, ¿qué mejor que una madre reciente para hablar de tus preocupaciones de madre primeriza? Para todas es nuestro primer parto, nuestra primera toma de contacto con la lactancia materna, la primera vez que tendremos a nuestro cargo a un recién nacido que nos necesitará 24 horas, todos los días. Quizá por eso, en apenas unas clases prenatales, se ha creado un bonito vínculo entre nosotras que, a las puertas del aula esperando el comienzo de la sesión, nos hizo confesarnos: sudores nocturnos, brazo derecho dormido desde hace una semana, rodillas que ya no aguantan una barriga cargada de mellizos y otras incomodidades físicas que sólo una embarazada en el final de la gestación sufre y puede entender. Y los nervios… porque ya estamos algo nerviosas… ¡El día clave se acerca!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...