Obras de arte infantiles

Aprovechando nuestro viaje a Alemania las pasadas Navidades, le regalamos a Emma unas ceras de colores cien por cien naturales de la marca Stockmar. Entonces la fiera tenía nueve meses y hoy está a punto de cumplir quince. La evolución en el manejo del pulgar y del dedo índice, así como la capacidad de concentración, han aumentado considerablemente desde entonces. Ahora, cuando Emma ve un bolígrafo, un lápiz o unas ceras de colores, no duda en aporrearlos contra cualquier superficie, haya o no un papel mediante. Pero además de golpear compulsivamente la hoja creando un dibujo a base de puntos, ya empieza a dibujar rayas. Mi niña, influenciada hasta ahora solamente por los grandes pintores impresionistas, está abriendo su mente y abraza poco a poco a los expresionistas abstractos, entre los cuales destacó el lineal y colorista Mark Rothko. ¿Acaso no tiene la fiera un elevado gusto en la mezcla de colores? La elección de los colores, los puntos, los rayajos y los gomets (ninguna obra de arte que se precie está acabada sin cuatro gomets) son cosa suya. Yo sólo contribuí en las rayas casi rectas verdes de abajo, para dar ejemplo. Ah, el cuadro no está a la venta.

En la imagen, el último dibujo de Emma escaneado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...