Compras

La compra más importante antes del nacimiento del bebé quizá sea el carrito. Empecé a mirar modelos y me di cuenta de dos cosas: que de este mundo no tenía ni idea y que es mucho más complicado de lo que pensaba. Para ayudarme en esta difícil tarea, mi madre me regaló el especial de la revista Mi bebé y yo sobre los productos de puericultura 2010-2011. A través de sus páginas, compendio de la mayoría de modelos disponibles en el mercado, así como una descripción de sus características técnicas y el precio, finalmente reduje la elección a cuatro o cinco opciones. En Bilbao, lo que se lleva desde hace tres o cuatro años es el Bugaboo Camaleon, pero es carísimo y me parecía insano gastar tanto dinero en un carrito. Ahora bien, me parecía que reunía características interesantes: peso ligero y ruedas grandes. Poco a poco elaboré una lista de prioridades que quedó así: peso ligero, ruedas grandes, manillar súper alto, manillar corrido (para poder llevar un soporte para el paraguas)  y precio ajustado. A pesar de estar enamorada del Bugaboo Bee en color amarillo, mi marido me hizo regresar a la cruda realidad rápidamente con su tajante afirmación: “Esas ruedas tan pequeñas no son aptas para los adoquines del Casco Viejo”. Cierto. Así que lo borré de la lista, ¡no sin dolor! El modelo Vintage de Casualplay cumplía casi todos los requisitos, pero suspendió en altura. Y teniendo en cuenta lo altos que somos nosotros (175 centímetros la que escribe, 195 el padre de la criatura), quedó rápidamente descartado. Mi marido era fan del Quinny, ya que su hermano tiene esa silla de tres ruedas. Pero le dije que de tres ruedas, ni hablar, que tienen mucha menos estabilidad en las curvas. ¡Toma ya! Así que, casi sin quererlo, nos encontramos frente a frente con sólo dos opciones: el Mutsy Transporter y el Mutsy Four Ryder. Cuando fuimos a probarlos en la tienda, contra todo pronósitco, enseguida escogimos el Transporter (la versión más básica de Mutsy), ya que el chasis era muchísimo más estable que el Four Ryder. ¿Qué decir de nuestro Transporter? Que es una gozada. Ya lo tenemos en casa, a la espera de llenarlo con nuestra pequeña. Por cierto, ha sido un regalo de sus abuelos. ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...