Con los sentimientos a flor de piel

¿Alguien vio ayer el nuevo programa de la Sexta “Princesas de barrio”? Mi primera impresión fue “por favor, por favor que Emma no me salga así”. Pero enseguida me di cuenta de que estaba juzgando a esas chicas. ¿Quién me creía que era? Aparte de la versión juvenil de Belén Esteban, el programa mostraba la vida de varias mujeres jóvenes “poligoneras” sin apenas estudios y con objetivos superficiales (pechos de silicona, ropa, peluquería, maquillaje), pero también enseñaba la dureza de su vida y sugería los pocos visos de mejora que tienen. La chica de 22 años que trabaja en una fábrica y todos los domingos deja su bebé de 20 meses con su propia abuela (la bisabuela del niño) me partió el corazón. No lo recoge hasta la tarde del viernes, por lo que apenas ve y cría a su hijo. Tras ver su situación, se me saltaron las lágrimas y no pude evitar pensar en lo afortunados que somos nosotros.  Y en lo afortunada que es ella por tener una abuela que la ayuda en los momentos difíciles de la vida. Luego cambié de canal y en Nova seguí el programa “Un bebé por minuto”, un reality show que graba el día a día de una maternidad de Southampton (Inglaterra). Me encanta ese programa, aunque a veces todavía me asusta ver los partos que emiten. También acabé llorando con el nacimiento de los bebés. Por cierto, ¡qué ganas de abofetear al marido de la parturienta de 37 años! ¿Cómo pudo hacerse el gracioso y gastar “bromas” a su mujer mientras ella no podía con el dolor de las contracciones? No me extraña que acabara medio bloqueada en los pujos finales. Y eso que era el cuarto hijo y experiencia no le faltaba.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...