cinco_recuerdos_verano

Lo mejor de las vacaciones: cinco recuerdos

¡Hola! ¿Qué tal el verano? ¿Y la vuelta a la rutina? Emma ha empezado hoy en la escuela, feliz y contenta de reencontrarse con su amiga y un entorno que ya conoce. Pero ya habrá tiempo para hablar de rutinas y escuelas, ¿verdad? De momento os dejo nuestros cinco recuerdos del verano, una preciosa idea que ha tenido la madre novata de 39semanas y que otras blogueras ya se han hecho eco (podéis ver los links en 39 Semanas). Aquí van nuestros recuerdos:

  1. La piscina del minipueblo de los suegros es la caña: tiene ¡un súper mega tobogán! Por unas escaleras de caracol subes hasta casi el techo de la piscina, te metes en el tobogán, que es un tubo cerrado azul que resbala dócilmente y sale del edificio para hacer dos curvas de 360º y terminar con un ligero chapuzón ya dentro del edificio. Está prohibido que los menores de seis años bajen solos, pero como podéis ver en la fotografía, la última tarde nos saltamos esa norma tras varios días practicando juntos, copiar a una local y coordinándonos maridín y yo: él esperaba a la fiera abajo, yo controlaba su salida arriba. Fue increíble!!!! ¡Cómo cantaba de alegría en el tobogán!
  2. El camping. Hay un mantra que nos ha seguido estas vacaciones. Primero lo leí en la revista del avión de Ryanair y luego se lo escuché a la familia de maridín con quien fuimos de camping: “Happy kids, happy parents”. ¿Y cuál es el sitio donde nosotros hemos encontrado la felicidad? Un maravilloso camping del Mar del Norte que se encuentra en la ¡playa! de la reserva de la biosfera. Los campings son para los niños: libertad, naturaleza, niños, bicis, barbacoas. ¿Qué más se puede pedir?
  3. La cometa. Hay varias cosas que este verano han llenado de orgullo a Emma: tirarse sola por el tobogán y que su cometa volara en lo más alto del cielo del camping. Todo el hilo desenroscado. ¡Yeahhh!
  4. La tirolina. For ever and ever. ¿Hay algo mejor?
  5. Volver a casa. Los últimos cuatro días en Alemania fueron duros: Emma echaba de menos su casa, sus amigos, sus juguetes, su rutina. Se enrabietaba muchísimo y tenía una nostalgia inconsolable. Así que los tres llegamos a casa felices. Descansamos y disfrutamos de una semana más de vacaciones en casa. ¿Lo mejor? Esa tarde mágica en el circo (primera vez) y el reencuentro con sus amigos de Bilbao.

camping_mar_norte

camping_mar_norte_colchoneta

oso_peluche

recuerdos_verano

image

circo_mundial

En las imágenes, Emma llegando a la salida del tobogán, el paraje del camping en el que nos alojamos, saltando en las colchonetas del camping, lavando al oso rosa en casa de Oma, jugando con las tirolinas y los trapecistas del Gran Circo Mundial.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...