atizo artiñano etxea

Aitzol, el dueño de la casa.

En estos menesteres, de primerizos no tenemos un pelo: es el tercer año que celebramos thanksgiving en Artiñano etxea. ¡Somos expertos! Paul es de Estados Unidos y cada año él y su mujer Amaia organizan un fin de semana mágico en la casa rural Artiñano etxea de Orozko.

thanksgiving

Paul.

La casa fue un palacio. Construida en el siglo XVIII y rehabilitada con mucho mimo por Aitzol y su pareja Enara ahora es un alojamiento rural de siete habitaciones que tiene un salón más grande que nuestro piso y un jardín con piscina maravilloso.

artiñano extra orozko

artiñano etxea jardin

artiñano extra decoración

El verde también inunda la casa con plantas en cada esquina y a través de los grandes ventanales.

En el salón los niños corren, se disfrazan, tocan el piano (el piano de verdad), se montan túneles con colchonetas, comen en su mesa redonda de caballeros, bailan e inventan mil juegos.

niños

artiñano etxea orozko planes con niños

jugar

thanksgivin niños

Nosotros les observamos de lejos, desde el confort de la mesa de adultos, sentados en los sofás delante de la chimenea o parapetados en la cocina de tamaño industrial donde preparamos todos nuestros banquetes. Aitzol y Enara ofrecen servio de comidas, si lo necesitas. A nosotros ¡nos encanta cocinar! Cada familia se encarga de un ágape: las dos cenas, los dos desayunos, la comida final del domingo, la mesa de los niños. Mientras que Paul se encarga del plato estrella del fin de semana: el pavo. Nos lo zampamos el sábado, pero Paul empieza a cocinar el jueves anterior: la tarta de calabaza, la salsa del pavo, la compota de boniato con topping de mantequilla, azúcar y nueces, etc. Todo está delicioso. Sólo el cirujano de la cuadrilla interviene en el manjar para dar las puntadas al bicho y zurcirle de tal modo que no se escape el sabroso relleno (salchichas, manzana, frutos secos).

thanksgiving artiñano etxea

Joan cosiendo.

Lo hemos pasado de fábula. ¡Gracias cuadrilla!

Amaia, la mujer de Paul.

Amaia, la mujer de Paul y la encargada de poner la magia y hacer que todo fluya durante el fin de semana.

artiñano etxea

Amaia con su hijo pequeño, Xabi.

En la primera foto, Aitzol, el dueño de la casa. Él y su mujer recogieron ¡tres kilos! de setas para el pastel de setas que prepararon para el thanksgiving. A la mesa también se sentaron Harry y su pareja Kate. Ambos son músicos escoceses asentados en Bilbao y amenizaron la tarde con su violín y guitarra. ¡Los catorce niños lo pasaron pipa!

Sí, catorce niños. No salen en las fotos por el tema de la intimidad, pero somos catorce niños por catorce adultos. Y todo fluye!!!! Feliz semana y si andas por Durango este puente, nos vemos en la Azoka con los seis nuevos Minis!!! Oé, oé, oeeeeé!!!! Besos!

thanksgiving en orozko

thanksgiving en orozko

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...