Bocado a bocado

“Qué aburrida es la playa. Todas las piedras que me meto en la boca están saladas. Una, dos, tres… Hasta quince y mamá no me dice nada. Qué raro. Pero cuando intento coger una hoja seca o un hilo de pescar, me lo impide. Me aburro. Mamá, ¿nos vamos?”.

En la foto, arriba de los pensamientos de Emma, unos pescadores de Peñíscola en el espigón.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...